El principio activo enteógeno de la ayahuasca (DMT)

Arcuma Otras Drogas 13 Jun 2013 2 Comentarios 2 min
5 (1 votos)
La DMT se encuentra de manera natural en el cerebro humano exactamente en la epífisis o glándula pineal y en el de otros mamíferos, considerada como un neurotransmisor. Es el psicodélico de acción más intensa que se conoce y de mayor impacto visual. Se encuentra en numerosas plantas y semillas, como en la Mimosa hostilis o en la llamada ojo de venado. Se produce en pequeñas cantidades cada vez que un individuo sueña, y en las experiencias cercanas a la muerte.

El DMT también se encuentra de forma endógena en el cerebro humano, probablemente a ello se deba lo espectacular y breve de sus efectos visionarios y su rápida metabolización. Algunos especulan que el DMT, producido en pequeñas cantidades por humanos y mamíferos, participa en los efectos visuales del sueño natural e incluso en las experiencias cercanas a la muerte y otros estados místicos. Un mecanismo bioquímico para estos efectos fue propuesto por el investigador médico J. C. Callaway, quien sugirió en 1988 que el DMT puede estar relacionado con el fenómeno del sueño visual, donde los niveles de DMT en el cerebro son periódicamente aumentados para inducir alucinaciones oníricas visuales y posiblemente otros estados naturales de conciencia.

Tambien la melatonina se produce en la glándula pineal, o epífisis.

Esta es una glándula impar, esférica, situada en el centro del cerebro, sobre el techo del tercer ventrículo cerebral. Por sus características anatómicas llamó muy pronto la atención de los médicos. La primera descripción de la glándula pineal se atribuye a Herófilo de Alejandría, en el siglo III a.C., quien la vinculó a funciones valvulares reguladoras del “flujo del pensamiento” en el sistema ventricular. Galeno (s. II d.C.) describió su anatomía y la llamó konarium (cono de piña), denominación que ha perdurado hasta nuestros días junto con la de pineal, de pinea (piña en latín). Además, el de Pérgamo observó que la estructura pineal poseía un parecido estructural con las glándulas mayor que con el sistema nervioso.


El siguiente avance en el conocimiento de la pineal tuvo lugar en el Renacimiento. De manera singular, Andrés Vesalio aportó una descripción anatómica precisa en su De Humani Corporis Fabrica (1543). René Descartes la calificó en su póstumo De Homine (1633) de tercer ojo, no por su papel en el control del fotoperíodo, aún desconocido, sino porque, según su concepción dualista, constituía la sede del alma. Descartes le asignó, además, una función fisiológica: incluida en el sistema nervioso, la glándula pineal se encargaba de la percepción del entorno. Con ese planteamiento se llega hasta el siglo XIX, cuando se abordó la glándula pineal de los mamíferos desde distintos frentes –anatómico, histológico y embriológico– y se mostró su semejanza con la epífisis de vertebrados inferiores. En 1905, Studnicka estableció que la pineal derivaba filogenéticamente de un órgano fotorreceptor con función desconocida.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dark
Dark - hace 4 años

Siempre me ha impresionado y llamado muchisimo la atencion, a la vez que me produce un enorme respeto. Algo mas de informacion sobre la sagrada ayahuasca:

La ayahuaska ah sido utilizada como el camino para obtener la expansión de la conciencia.

Los pueblos indígenas amazónicos; la consideran planta maestra y sagrada; constituye el fundamento del chamanismo, de la medicina natural y de la cosmovisión indígena. En el idioma quechua significa aya: alma, espíritu y huaska: bejuco, liana; o sea:

"Liana de las almas"

La ayahuaska se debe ingerir solo en ceremonias rituales de curación y limpieza. Más allá de ser un método de limpieza interior actúa simultáneamente en el cuerpo físico, energético y psíquico.

Es también una puerta de acceso a estados modificados de consciencia, permitiéndonos observar realidades que serían ocultas en circunstancias ordinarias. Esta situación nos da entendimiento para reconciliarnos con la vida, con los demás, con la naturaleza, el universo, con nosotros

 Responder
Anarco
Anarco - hace 2 meses

Excelente complemento, gracias. Al igual que la hoja de Coca en los Altos Andes, la Ayahuasca en la Amazonía es una planta ceremonial que exige gran respeto. No es juego de niños y no debería comercializarse, su búsqueda debe llevarnos al deseo de la planta de encontrarnos y enseñarnos el camino.
Jallalla!

 Responder
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.