5 Maneras de Hacer Semillas de Marihuana Feminizadas

Bartolo Crianza y genetica 19 Mar 2018 0 Comentarios
5/5 (1 votos)
Descubre 5 maneras de hacer semillas feminizadas. Te sorprenderás de lo fácil y barato que es disponer de tus propias semillas feminizadas.

Forma parte del selecto grupo de cultivadores que goza de ese privilegio y deja de depender de los bancos de semillas. Con unos pocos ingredientes y un mínimo esfuerzo, lograrás tener semillas feminizadas de tu propia genética. 

Estas 5 maneras de hacer semillas feminizadas están más que demostradas y son muy fiables. Los metodos que presentamos a continuacion son diferentes, los hay con productos químicos, sin productos químicos y mas antiguos o mas recientes. Pero la verdad es que todos funcionan y los puedes hacer en tu propia casa.

¿Qué es una Semilla Feminizada?





Una semilla feminizada es una semilla que garantiza casi al 100% que la planta que crecerá de dicha semilla sera hembra. A diferencia, las semillas que no son feminizadas, pueden salir macho o hembra cuando la planta se desarrolle.

Como sabrás, una semilla normal proviene del cruce de una planta macho y una planta hembra. Como tal, dicha planta puede desarrollarse como una planta macho o una planta hembra.

En el caso de las semillas feminizadas, estas se obtienen de cruzar polen de una planta hembra con flores de otra planta hembra. Debido a cruzar dos plantas hembras, la semilla que obtenemos sólo contiene adn de plantas hembra, lo que dará lugar en la mayoría de los casos a plantas hembra.

El resultado de este curioso combinado de dos plantas hembra, da lugar a semillas feminizadas. Con la germinación y el cultivo de esas semillas obtendrás un altísimo porcentaje de plantas hembra; todas ellas con la misma genética y características que su progenitora/as.

A parte de eso, nada más diferencia a una semilla feminizada de una normal. Las hay autoflorecientes y regulares; sativas, índicas y rudelaris.

Sin embargo lo más habitual es que sean una mezcla de varias cepas, y muchas veces autoflorecientes. Las semillas feminizadas tardan en germinar exactamente lo mismo que cualquier otra semilla de marihuana y si las conservas adecuadamente  mantendrán su vigor de germinación hasta 5 años después.

Hay que tener en cuenta que puede haber un pequeño porcentaje (que más adelante veremos) en el que las semillas feminizadas generan plantas hermafroditas. Por eso, es importante que si cultivas marihuana, sepas distinguir el sexo de una planta. Asi, podras estas preparado para distinguir la planta es hembra, macho o hermafrodita.

Ventajas que te Aportan las Semillas Feminizadas





El principal motivo por el cual los cultivadores utilizan semillas feminizadas es para aprovechar al máximo el espacio, tiempo, trabajo y los recursos invertidos en el cultivo de plantas de marihuana. Más aún cuando el cultivo se desarrolla en un indoor, y con el precio de la electricidad subiendo todos los días.

La seguridad de que un altísimo porcentaje (99%) de las semillas germinadas den lugar a plantas hembra hace que los cultivadores las llenen de caprichos y atenciones. Las semillas feminizadas tienen la ventaja de que con ellas cada mililitro de agua y fertilizante son empleados dar lugar a hembras.

No malgastarás una gota de sudor, ni un minuto de tu valioso tiempo en esperar para saber si tus plantas de marihuana será machos o hembras. Con lo cual la productividad aumentará significativamente y aprovecharás mucho mejor el tiempo y dinero invertidos.

Pongamos que planificas un cultivo en exterior con 4 macetas de 10 litros, y la intención de obtener una cosecha total de 1,5 kilos de cogollos. Si germinas semillas feminizadas sabes que la posibilidad de que alguna de esas 4 plantas sea macho es prácticamente cero.

Comparando eso con la probabilidad habitual del 50%, la ventaja que aportan las semillas feminizadas es muy grande. Con lo cual si has hecho bien los cálculos de lo que produce cada planta, la cuenta a de salirte redonda.

Estas son las ventajas con las que cuentas si germinas semillas feminizadas. Vamos a ver las distintas formas que hay de hacer semillas feminizadas.

Las 5 Maneras de Hacer Semillas Feminizadas





Llegados a este punto te voy a exponer las 5 maneras de hacer semillas feminizadas y a continuación empezaremos a analizarlas detalladamente. Para abrir boca empezamos con la Rodelización, que es la forma natural para obtener semillas feminizadas.

En segundo lugar está el Tiosulfato de Plata (TST), que es quizás el método más conocido. A continuación va el “Envenenamiento de Luz” (Light Poisoning); no es uno de mis favoritos.

En cuarta posición (de nuestro listado) se encuentra la utilizacón de “Ácido Giberélico”. Cerrando la lista está la “Plata Coloidal”, una forma muy eficaz y nada tóxica.

STS - Tiosulfato de Plata



Seguro que habrás oido hablar de la utilización de STS (tiosulfato de plata) para hacer semillas feminizadas. Este es posiblemente el metodo mas utilizado en la actualidad. Es sencillo de hacer, es barato y ofrece excelentes resultados.

Sin lugar a dudas es la técnica más utilizada por los bancos de semillas para producir semillas feminizadas. Para preparar el STS empezarás mezclando 0,1 gramos de nitrato de plata en 100 ml de agua destilada.

 

Si calientas un poco el agua, acelerarás la disolución. Mientras tanto coje 0,5 gramos de tiosulfato de sodio y los diluyes en otros 100 ml de agua destilada. 

Una vez que las dos mezclas han concluido con éxito tendrás que verter la primera disolución en la segunda y mezclarlas bien. Llegado a este punto sólo te falta rebajar la solución con más agua destilada.

Para ser exactos tienes que añadir 9 partes de agua destilada por cada 1 de solución. Como la mezcla es de 200 ml, tiene que añadir 1800 ml de agua pura.



Todo esto es necesario hacerlo con las debidas medidas de protección como guantes y gafas. Las mezclas puedes hacerlas en vasos de plástico o vidrio y ayudarte de cucharillas de plástico; mantén siempre los metales alejados.

Ahora viertes el líquido en un pulverizador y bañas literalmente a la planta hembra. Aplica el STS con por la parte superior e inferior de las hojas.

Los primeros días a planta puede parecer debilitada, pero no te preocupes porque enseguida se le pasará. A las 2 o tres semanas de tratamiento deberían de surgir las flores masculinas.  

Con ese polen masculino y un pincel tendrás que fecundar flores femeninas de otra planta hembra, deshaciéndote de la planta tratada con STS a continuación. El STS es tóxico. 

Tanto el nitrato de plata, como tiosulfato de plata y el agua destilada puedes comprarlos en una farmacia. No te tendría que ser difícil encontrarlos.

Para ver informacion mas detallada sobre como hacer semillas feminizadas con STS puedes visitar este hilo Como hacer semillas feminizadas con STS donde se explica paso a paso y con todo detalle donde comprar los componentes, como mezclarlos y como utilizarlos.

Rodelización 



Como ya dijimos antes la Rodelización es la forma natural que tienen las “plantas dioicas” (aquellas que cuentan con ejemplares macho y hembra) para asegurar la propagación y preservación de su genética. Cuando una planta hembra está a punto de finalizar su ciclo vital y aún no ha sido fecundada, tiende a desarrollar flores masculinas.



De esta manera el polen macho autofecundará las flores hembra, estando garantizada la perpetuación de su adn. Se trata de un ingenioso mecanismo con el que la naturaleza dotó a algunas especies como la marihuana o el cáñamo. 

Este método fue mejorado y explotado (como nunca antes) por cultivadores holandeses, concretamente por “Soma Seeds”. Si quieres poner en práctica esta forma de hacer semillas feminizadas tendrás que averiguar cual es la duración completa del ciclo vital y estar muy atento a la aparición de las flores masculinas.

Una vez localizadas las flores macho, sólo tienes que esperar a que estén maduras, e ir polinizando las pocas flores hembra que aún sean fértiles. Y si digo que pocas es porque a esas alturas a la gran mayoría se las habrá pasado el arroz.

Eso si, ten muy en cuenta que con la rodelización el número de semillas que puede obtener es muy escaso y que la potencial cosecha de los cogollos de esa planta se va a echar a perder, o como poco disminuirán mucho de calidad. Para eso está tu pericia como cultivador y algunos consejos que ahora te voy a dar.

Intenta sincronizar los últimos días de floración de la planta de marihuana a rodelizar con las primeras jornadas de floración de otra hembra. De esta manera podrás polinizar flores femeninas en todo su apogeo sexual y de paso conseguir unas semillas feminizadas con una adn más variado y vigoroso.

También puedes ir cosechando los cogollos más maduros y dejar sólo unos pocos a la espera de que la planta hembra produzca flores masculinas. Es una forma de asegurarte un mínimo de cosecha y las pérdidas serán menores.

Otra opción es conservar (en el congelador) el polen macho para en un futuro utilizarlo en otra planta hembra. Utiliza la imaginación; hay muchas formas de hacerlo.

Envenenamiento de Luz



El envenenamiento por luz (Light Poisoning) consiste en imponer a la planta de marihuana a ciclos de luz irregulares, sumados a constantes interrupciones de los mismos. Al someter a la planta hembra a estos cambios bruscos y anormales, el estrés lo provoca un desequilibrio hormonal.



Ese desequilibrio desencadena el desarrollo de flores masculinas, con su correspondiente polen. Sin embargo y a pesar del terrorífico estrés lumínico al que es sometida la planta, no siempre reacciona desarrollando flores macho.

Es más, el producir semillas feminizadas mediante envenenamiento de luz tiene un gran inconveniente. El radical y descontrolado estrés lumínico al que es sometida la planta hembra para se que vuelva hermafrodita y genere flores masculinas, hace que existan muchas posibilidades de que sus futuros descendientes hereden ese hermafroditismo.



Si usando este metodo, acabas con muchas semillas que son hermafroditas entonces no es muy aconsejable. Las hermafroditas son las peores plantas que puedes cultivar, ya que en muchos casos pueden parecer hembras, pasar desapercibidas y polinizar todo el cultivo sin que te des cuenta. Si esto ocurre, perderás gran parte de la producción, con lo cual, y aunque el método de envenenamiento de luz exista como tal, no te recomiendo que lo pongas en práctica.

Si lo haces con la finalidad de experimentar adelante, pero yo de ahí no pasaría.  Allá tú, pero ya sabes a lo que te arriesgas.

Ácido Giberélico



El ácido giberélico en una hormona vegetal (100% natural) que fue descubierta el año 1935 en Japón. Esta sustancia soluble en agua en su forma más pura se muestra como un polvo blanquecino.



El ácido giberélico es una de las 5 maneras de hacer semillas feminizadas. Puedes comprarlo en tu grow shop de confianza.

La utilización de ácido giberélico es un método muy seguro para lograr que la planta hembra desarrolle flores masculinas. Sólo tienes que disolver en agua una pequeña cantidad de este elemento y pulverizar las plantas por un periodo variable de 5 a 7 días.

El único inconveniente que tiene el ácido geberélico es que hay que disolverlo en una cantidad muy exacta, con el agravante de que cada cepa suele necesitar una concentración diferente. No es lo mismo pulverizar una planta de la variedad Blueberry que una Black Domina; ahí está la madre del cordero.

 

En cualquier caso no te preocupes porque en Arcuma vamos a ayudarte. El botánico y especialista en marihuana Robert Connell Clarke en su libro “Marijuana Botany” aconseja diluir ácido giberélico a 100 partes por millón (ppm).

Así que ya sabes por donde van los tiros; + o – en las 100 partes por millón. Con una báscula de precisión no te será difícil pesar el ácido, y para aplicarlo bastará un pulverizador de los de toda la vida.

Plata Coloidal



La plata coloidal es una de las formas preferidas por los cultivadores para hacer semillas feminizadas. En la actualidad y fruto de años de experimentación, el método está muy pulido y perfeccionado. 

Esta forma es muy efectiva, sencilla y nada tóxica. Con la ventaja añadida de que todo lo necesario para fabricar la plata coloidal puedes encontrarlo con facilidad tu casa.

Es muy fácil, toma nota de lo que necesitas. Un vaso de plástico o vidrio, agua destilada, batería de 9 V, pinzas de cocodrilo con conector para la batería y dos monedas de plata. 



La principal dificultad se encuentra en que las monedas de plata (o equivalente) han de ser de una pureza del 99,999%; plata pura. La ventaja está en que una vez preparada la “plata coloidal”, podrás almacenarla durante muchos meses.

¡Vamos al lio! Mordemos con las pinzas de cocodrilo las dos monedas de plata; una moneda en cada pinza.

El siguiente paso es conectar las pinzas de cocodrilo a los polos de la pila. Echa agua destilada en el vaso (preferiblemente de cristal) hasta que se llenen dos tercios.

 

Ahora tienes que sumergir las dos monedas de plata (que están sujetas por las pinzas de cocodrilo) en el agua destilada. Asegúrate de que las monedas no se toquen, y de que el agua no entre en contacto con las pinzas.

Deja que pasen de 9 a 15 horas para que la corriente eléctrica libere iones de plata y de lugar a plata coloidal.  Verás como el agua destilada parecerá tener partículas en suspensión; es plata coloidal.

Ya has hecho lo más difícil, sólo te falta aplicar el producto. Pulverizas bien sobre la superficie de la planta; hojas y tallos, por el haz y envés. Deberás de repetir la operación como mínimo una vez al día durante (+ o -) 15 jornadas, o hasta que las flores masculinas aparezcan. 

El resto de plata coloidal puedes conservarla en una botella de vidrio en un lugar fresco y oscuro; la luz la degrada con rapidez. Como dato técnico te diré que la disolución de plata coloidal para que sea efectiva tiene que tener como mínimo una concentración de 30 partes por millón. 

Supongo que ya lo habrás pensado, pero una vez pulverizada la plata coloidal, no podrás aprovechar nada más que las futuras semillas. Que no sea tóxica no significa que puedas fumarte los cogollos.

Estas son las 5 maneras de hacer semillas feminizadas que actualmente están verificas y son aceptadas por todo el mundo. Es posible que te hablen de alguna otra manera de producir semillas feminizadas, pero o bien el procedimiento no está debidamente probado, (es un método nuevo) o se trata de una leyenda urbana.

Con lo cual, si quieres hacer semillas feminizadas lo mejor es que escojas una de estas 5 formas y la pongas en práctica. La experiencia es muy interesante y el resultado más gratificante.

Excepto en el caso del envenenamiento de luz, en los otros casos, es recomendable que las plantas tengan 12 horas de luz y 12 de oscuridad, que es cuando la marihuana empieza a florecer. De esa manera estás dando un empuje extra para que todo salga según lo previsto.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.