Elegir la Mejor Maceta para Cultivar Marihuana

Bartolo Productos 11 May 2017 0 Comentarios 6 min
5 (1 votos)
Antes de lanzarnos a iniciar un cultivo es recomendable saber como elegir la mejor maceta para cultivar tu marihuana. Hay muchos tipos de macetas y unas se ajustan mejor que otras a determinados propósitos.

Tanto en cultivos de interior como de exterior el tamaño, forma, material y color influyen en mayor o menor medida. Desde las macetas de toda la vida, y hasta las macetas inteligentes, el abanico es muy amplio variado.

A continuación intentaremos explicarte todo lo necesario para elegir la mejor maceta. En cualquier caso seleccionar la maceta perfecta para un determinado cultivo de marihuana no es algo tan sencillo como pudiera parecer. 

¿Macetas redondas o cuadradas?
¿De plástico o arcilla?

Es cierto que con una maceta estándar sería posible el sacar adelante un cultivo, pero es mucho mejor el utilizar un contenedor que proporcione un desarrollo óptimo y saludable de las plantas. 

Intentaremos analizar los múltiples tipos de tiestos que hay disponibles, junto con sus pros y contras. Vamos allá.

El Tamaño de la Maceta



Abreviando mucho podemos afirmar que las mejores macetas para el crecimiento óptimo de las plantas de marihuana son aquellas que facilitan el mejor entorno a sus raíces. No en vano las raíces son la única parte de la planta que cobijan los tiestos.

Sin unas raíces sanas y con todas sus necesidades cubiertas, no es posible que un cultivo exitoso. Sin un sistema radicular sano no hay cultivo que salga adelante.

Cuanta más grande sea la maceta, mayor será la planta que pueda albergar ese contenedor. Así que la capacidad de la maceta es la que condiciona el tamaño final de la planta. 

En el caso de cultivos de interior lo habitual es utilizar como mucho contenedores de 11 litros. Por su parte en exterior cualquier tamaño es posible. 

Por algo en exterior podemos cultivar cualquier variedad. Sin embargo en interior no sería factible el cultivar una Moby Dick de Dinafem.

La Forma de la Maceta



El 99,9% de las macetas que hay en mercado se pueden dividir entre cuadradas y circulares. La principal diferencia entre unas y otras está en el aprovechamiento del espacio.

Si utilizamos macetas cuadradas es muy sencillo aprovechar el espacio disponible casi al 100%. Pero con las macetas circulares eso no es posible.

En cultivos de exterior puede no tener mayor importancia, pero en uno de interior es algo fundamental. Cuántas plantas caben en un armario no depende exclusivamente del tamaño del mismo, sino también de la forma de las macetas. 

Una maceta más ancha que alta tendrá el centro de gravedad más próximo al suelo y por ende más estabilidad, pero conlleva un gran inconveniente. Las raíces por regla general crecen y evolucionan mejor en contenedores que sean más altos que anchos.

El Material de la Maceta


 
Básicamente los contenedores se pueden dividir entre macetas de arcilla, macetas de plástico, macetas de tela (inteligentes), macetas aireadas, macetas de madera y macetas de rejilla. Éstas son sus características.

Macetas de Arcilla 



Las primeras siempre y cuando no estén esmaltadas o vitrificadas por la parte exterior o interior, son las que mejor recrean un entorno natural de cultivo.

La arcilla transpira y de esta forma regula de manera más adecuada tanto la temperatura, como la humedad y oxigenación. Sus inconvenientes son el mayor peso, precio más alto y fragilidad.



Macetas de Plástico



Por su parte las macetas de plástico no transpiran en absoluto por lo que son las menos aconsejadas para ambientes excesivamente cálidos. Pero en interior son muy válidas.

Macetas Inteligentes



Las macetas inteligentes (de tela) pueden ayudar a lograr un desarrollo vegetativo más completo. Otra de las ventajas de estos sacos de tela es que es imposible que un exceso de riego cause daños en las plantas. 

Yo las recomendaría tanto para exterior como interior. Una vez finiquitado el cultivo, se pliegan fácilmente y guardan sin casi ocupar espacio.

En estas macetas inteligentes las pérdidas de agua por evaporación es muy grande, así que es necesario un mayor tamaño por planta que con una de arcilla o plástico convencional. Acarreando una mayor necesidad de sustrato y espacio; algo no siempre disponible.


Maceta Plegable Smart Pot.
 

Macetas Aireadas



Antes de finalizar este apartado citaremos las "air pots" (macetas de aire). Estos tiestos están diseñados de tal forma que los agujeros de los que disponen en los laterales permiten la entrada fluida de aire de manera automática. 

Sus orificios también posibilitan el manicurar las raíces cuando sea necesario. Sin lugar a dudas una característica vanguardista. 

Debido a los agujeros y a la ventilación precisan de riegos más generosos y abundantes; algo parecido a lo que ocurre con las macetas de tela. Con respecto a las macetas inteligentes las "air pots" tienen la ventaja de que son más robustas y estables.



Maceta Aeropot.

Macetas de Madera



Este tipo de contenedores aglutinan un buen número de significativas cualidades. De un tamaño variable, dotan a las raíces de las plantas de un entorno inigualable.

Logrando un equilibrio entre humedad y transpiración como pocas macetas. Siendo sus principales inconvenientes su menor durabilidad, elevado precio y considerable peso.

Aunque son unas macetas de cinco estrellas, no suele ser fácil encontrarlas en el mercado. Muchas veces hay que recurrir al bricolaje y fabricarlas uno mismo.



Macetas de Rejilla



Este tipo de contenedores están diseñados especialmente para un cultivo hidropónico de marihuana. Siendo aptas de igual manera para cultivos aeropónicos.

Además de su tamaño, poco más hay que analizar. Con que satisfaga nuestras necesidades basta.


Maceta Rejila.

Además de todos estos tipos también existen las bolsas (plásticas) de cultivo, así como contenedores cerámicos y demás familia. En cualquiera de los casos hay que analizar y sopesar lo que nos aportan y cuales son sus puntos débiles; todo en función de nuestros apetitos. 

Color de las Macetas



Aunque hay macetas de muchos colores nosotros nos centraremos en las macetas oscuras y claras. Simplificando: negras y blancas.

Los contenedores negros absorben el poder calorífico de la radiación solar, convirtiéndolas (de estar en pleno verano en el exterior) en auténticos hornos. Así que no os olvidéis de incluir este condicionante en vuestra guía de cultivo exterior.


Maceta Cuadrada Negra.

Las macetas blancas no tienen ese problema y son las preferidas para cultivos de exterior. En cultivos de interior contenedores de ambos colores son casi igual de apetecibles.

Por otro lado y relación al color también podemos clasificarlas entre opacas y transparentes. Las transparentes dejan que la luz llegue a las raíces y por esa razón están totalmente desaconsejadas. 
 
En un entorno natural las raíces nunca tienen acceso a la luz. Así sólo nos quedan las macetas opacas; tanto en cultivos de exterior como de interior.

Calidad y Otras Características



Independientemente de si optamos por utilizar un u otro tipo de maceta, antes de nada tendemos que verificar la calidad del producto, así como algunas otras características útiles. En el caso de las macetas de plástico lo que hay primero que comprobar es la firmeza y el grosor de la pared de la maceta.

En los últimos años y con el afán de reducir costes los fabricantes se han decantado por fabricar macetas de plástico con la pared cada vez más endeble. Con el simple hecho de tener entre las manos una maceta de plástico se aprecia a primera vista su calidad.

Con los tiestos de arcilla en ocasiones ocurre algo parecido. Es menos frecuente, pero lo mejor es asegurarse antes de comprar.
 
Otras características vitales a tener en cuenta son los agujeros de drenaje. El 95% de las macetas ostentan unos adecuados agujeros de drenaje, pero mejor no toparse con ese otro 5%.

Una peculiaridad más que debemos considerar en el caso de macetas de gran tamaño es el que dispongan de asas para su manejo. Algo que en determinados momentos se vuelve imprescindible.


Maceta Redonda Blanca.   

Capacidad de las Macetas en Función de sus Dimensiones



Es bueno saber con cierta exactitud los litros de capacidad que tiene una maceta en función de las medidas de ésta. Para tal labor podemos apoyarnos en la Calculadora Cannábica.

Pongamos que se trata de macetas cuadradas; tendremos que medir su altura y anchura de los dos lados de la base. En una maceta de 10 cm x 10 cm de base x 15 de altura, tiene una capacidad de 1,5 litros. 
 
Por su parte si son macetas redondas necesitaremos el diámetro superior, diámetro inferior y altura. Si nuestra maceta tiene un diámetro superior de 40 cm, inferior de 25 cm y 50 cm de altura, su capacidad sería de unos increíbles 55,51 litros.  

Hay quién con un simple vistazo es capaz de calcular los litros de cabida. Para el resto de mortales lo mejor es echar cuentas.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.