Sign in to follow this  
silentgrow

consejos para tus primeros cultivos

Recommended Posts

Hola a todos, como va eso?
Esta vez os proponemos una serie de consejos de iniciación en el cultivo. Seguro que a los novatos os vienen bien y a los no tan novatos, no está de más recordar!

1.- Controla el PH del agua de riego en macetas. El PH debe estar entre 6.3 y 6.5 en fase de crecimiento y entre 6.5 y 6.8 en la fase de floración. Cuando empezamos a cultivar nos preocupamos mucho de añadirle todo tipo de aditivos a nuestro cultivo, cuando lo primero de quedemos hacer es controlar el Ph. Ten en cuenta que un pH fuera de estos valores (6,5-7 para tierra y 5,8-6,5 para hidroponía) hay nutrientes que son difíciles de absorber.

2.- Emplea una tierra de calidad, y adecuada! Nunca recicles el sustrato de un cultivo anterior y sobre todo… NUNCA compres tierra en los “chinos”. Merece la pena gastarse el dinero en un sustrato bueno, con los nutrientes adecuados, aireado, esponjoso y libre de bichos perjudiciales para nuestro cultivo. Otro punto importante… para germinar, no se puede utilizar una tierra muy rica en alimento (que sí sería adecuada para una planta ya crecida). La tierra de germinación debe ser mucho más "light" que una tierra para un cultivo en fase de crecimiento y/o floración. Esto es porque las primeras raíces son todavía delicadas y una tierra muy enriquecida podría quemarlas.
Casi todas las marcas tienen la variedad “light” para germinar y otra con más alimento. Aquí podéis ver fotos de algunos ejemplos de Biobizz, Atami y Canna.

Otro error frecuente es utilizar algún estiércol casero sin una dilución adecuada. El estiércol reciente es excesivamente fuerte y puede matar las plantas! Los inventos… con gaseosa.


3.- Riegos. No riegues en exceso, otro error muy común!. Si estamos utilizando un sustrato de calidad y no hemos bloqueado las salidas de agua de las macetas, el drenaje debería ser correcto (esto es imprescindible para no ahogar las raíces).
Regar continuamente anegará las raíces, bloqueará la absorción de oxígeno y aparecerán los temidos hongos. Las raíces deben “buscar” el agua, y crecer... Debes regar de forma periódica pero no debe ser a rajatabla. Puedes pesar las macetas para conocer su variación y saber así si se ha secado la tierra o puedes meter el dedo en la tierra para conocer su estado de humedad. Cuando haya un poco más de 1 cm de sustrato seco, habrá que regar la planta, tanto si está en fase de crecimiento o de floración.
No te fíes de que la superficie esté seca, esto te puede hacer creer que toda tu maceta está seca, cuando puede que un poco “más abajo” haya un exceso de humedad…
Otro error es pulverizar las plantas en las horas que más incide el sol (o lámparas). Al mojar las plantas, el sol o las lámparas queman con más facilidad la superficie de las hojas ya que el agua hace de lupa.
Riega de forma constante (no a cubos, deprisa y corriendo!) para que toda la maceta se empape. Ten en cuenta que junto con el agua has preparado los nutrientes y donde no llegue el agua, tampoco llegará alimento. El agua debe estar a temperatura ambiente, si tienes un exceso de calor en tu cultivo, no pretendas bajarle la temperatura regando con agua de la nevera. Cuando riegues tus macetas, deja que salga por abajo un 10% del agua que has añadido. De esta forma te aseguras de que el agua ha llegado a todo el sustrato y se evitan acumulaciones de fertilizante.

4.- Qué agua estás utilizando. Si usas agua de grifo para el riego, déjala reposar unas horas antes de utilizarla. Debes dejarla reposar en un envase abierto para que se evaporen los excesos de cloro que tiene la red de abastecimiento. Si usas agua de lluvia (que es la mejor) toma lecturas del pH y de la EC (conductividad eléctrica) antes de utilizarla para el riego, no sea que hayas recogido una lluvia ácida.

Ojo cuando utilices agua del grifo. Dependiendo de la zona en la que vivas la conductividad eléctrica (EC) puede no ser adecuada para el cultivo. Si la EC del agua del grifo de tu zona es muy elevada, puedes bajarla con agua destilada de los aires acondicionados. Haz pruebas con un medidor de la EC hasta encontrar la combinación adecuada.
Si tus plantas están en macetas pequeñas, es más difícil que haya un exceso de agua en el sustrato, el problema puede ser que haya que regar más frecuentemente de lo que piensas ya que las plantas crecen rápido y sus necesidades hídricas, también.
y…Por favor…. ¡¡no utilicéis el agua reciclada de otras actividades caseras para regar!! ¡¡El agua sucia no aporta nutrientes!!


5.- Atención a la sobre-fertilización. Esto es un error muy común en los “noveles”. Se sobrealimenta el cultivo a base de mezclar distintos tipos de fertilizantes o aumentar las dosis indicadas por los especialistas, esperando así una mejor y más abundante cosecha.
Un exceso de nutrientes colapsa las raíces. Puedes aplicar el dicho “Menos es más”.
Si tienes un exceso de nutrientes o sales en tu sustrato, te recomendamos lixiviar el cultivo con una solución muy suave de agua con fertilizante completo. Si el caso fuera grave, habrá que utilizar más agua, como mínimo 1/3 del volumen del medio de cultivo.

Una forma de no cometer este error es utilizar todos los productos de la misma marca y no sobrepasar nunca las dosis recomendadas. Los productos de una misma marca están preparados para mezclarlos y es más difícil que eches una dosis muy por encima de lo necesario.

6.- Utilizar lámparas apropiadas. Hemos visto cómo, muchas veces, y por querer ahorrarnos unos euros, en lugar de comprar la lámpara idónea con su balastro y hacer así una instalación seria, utilizamos lo que “pillamos por casa”. No, nuestra plantita necesita una luz adecuada. En función de si está en fase de germinación, crecimiento o floración, además del número de horas de luz, influye mucho el tipo de lámpara, el haz de luz y su espectro. La iluminación, como ya indicamos en otro artículo del blog, es fundamental en el cultivo. Si ya has utilizado la bombilla del cultivo con anterioridad, vigila las horas. Si no te acuerdas de cuánto tiempo ha estado encendida esa bombilla, observa el tubo de descarga. Si está muy borroso o muy ennegrecido, es el momento de cambiarla. Es conveniente apuntar la fecha en la que empiezas a utilizar la bombilla. Las bombillas de halogenuro metálico deben cambiarse, como muy tarde, a los 12 meses de uso. Las de alta presión de sodio, cada 18 meses.

7.- Oscuridad total…uuuy, sí, lo que has leído. Si importante es la iluminación, tanto o más importante es asegurarnos de que no hay ninguna filtración de luz durante las horas de oscuridad. Huecos en el armario, rendijas en las persianas, el piloto de la regleta eléctrica o el pilotito rojo de nuestro aire acondicionado puede arruinarnos la cosecha. No debe existir filtración de luz del exterior. El verde es el único color que no “contamina” lumínicamente nuestro cultivo.

Pon mucha atención a la hora de comprar un armario de cultivo. No serías el primero que, atraído por el atractivo precio, compra un armario "light". Estos armarios no son opacos, dejan pasar algo de luz de modo que son aptos para cultivar clones o madres pero no para floración.

8.- Control de posible presencia de machos o plantas hermafroditas en el cultivo. Mucho cuidado de no tener un macho o una semilla hermafrodita cerca de nuestro cultivo que podría polinizar nuestra planta y por lo tanto, reducir nuestra cosecha.

9.- Ventilación. Conviene tener una “sobrepresión” en nuestro armario de cultivo. A nuestras plantas les hace falta oxigeno para respirar. Cuida de tener, además de una adecuada extracción de aire, una buena intracción de aire al armario y una ventilación dentro, que permita ayudar al control de la temperatura y de la humedad.

10.- Temperatura y humedad. Punto muy importante, que muchas veces nos lleva de cabeza poder ajustar.
Por encima de 29 grados el cannabis, prácticamente, deja de crecer. Intenta mantener tu cultivo entre 22-24 en diurno, y unos 5 grados menos en fase nocturna.
Respecto a la humedad, estos son los valores dentro de los cuales se desarrolla mejor la planta:
- clones: 80-95%
- fase de crecimiento 60-70% 
- fase de floración 55-60%

11.- Utiliza enzimas 1 vez por semana, desde la 3ª semana de crecimiento hasta 10 días antes del corte. Para eliminar el exceso de fertilizante, lo mejor es hacer lixiviados del sustrato. No obstante, la utilización de enzimas durante todo el cultivo nunca está de más. De forma indirecta, las enzimas favorecen el crecimiento de las plantas ya que los azúcares resultantes alimentan a las bacterias que promueven el crecimiento y a los hongos no dañinos que ayudan a las raíces a acceder a los nutrientes y al agua. Las enzimas, por sí mismas, no sirven para lavar las raíces.

12.- Las macetas. Utiliza una maceta por planta, que esté limpia. No quieras ahorrar espacio plantando dos en una maceta mas grande… además, utilízalas en sus dimensiones correctas trasplantando según la fase del cultivo. Las raíces, según su fase de crecimiento, necesitan un “entorno” adecuado y dimensionado. Separa las macetas un poco del suelo, para que puedan evacuar el exceso de agua y no coger el “frío o calor” que pudiera transmitir el suelo. Ah, si cultivas en exterior, utiliza siempre macetas blancas!! Si las macetas son negras, recalentaras el sustrato de su interior y, por lo tanto, las raíces.
No trasplantes una vez iniciado el proceso de floración ya que puedes tener un exceso de nitrógeno y eso menguará el crecimiento y formación de flor. Debes hacerlo antes.

13.- Plagas y enfermedades. Es importante informarte de las posibles enfermedades y distintas plagas que pueden afectar a vuestros cultivos, que no os coja de nuevas!
Conocer las plagas y enfermedades más comunes nos ayuda a tratar de evitarlas, que siempre es más fácil prevenir que curar. Una planta sana y fuerte es más resistente a plagas y enfermedades. 
Muchos cultivadores optan por poner trampas adhesivas amarillas entre las macetas de sus cultivos. En estas tiras, los insectos quedan atrapados. Esta es una medida de control (no nos sirve para acabar con la plaga), cuanto antes detectemos la plaga, más fácil será combatirla.

Hay algunos productos en el mercado que nos pueden ayudar a prevenir como por ejemplo, la cola de caballo, para prevenir hongos o el purín de ortiga contra los insectos.


14.- Sé discreto. Utilizar buenos filtros del aire, ozonizadores y eliminador de olores son costumbres que debes aplicar como rutina.
Para eliminar ruidos te puede ayudar el tubo sonoconnect, que está aislado acústicamente y reduce los ruidos emitidos por los extractores, así como cajas insonorizadas para la extracción.

No tires la tierra de un cultivo viejo en la puerta de casa y sobretodo… no “cacarees” tus hazañas como grower al primero que pase por tu casa.

15.- No utilices insecticidas y pesticidas químicos. Ten en cuenta que lo que añadas a tu planta acabará en tu organismo. Si le metemos productos químicos acabaremos consumiéndolos nosotros mismos. La utilización de productos naturales da mayor calidad a nuestro producto.

16.- Cosecha. Asegúrate de esperar al momento óptimo para cosechar. No te precipites, tanto tiempo cultivando para adelantarte unos días o una semana es una pena. Es frecuente que las prisas nos hagan cortar los cogollos antes de que haya llegado a punto adecuado. Una buena lupa nos ayuda a saber cuál es el momento adecuado. Los tricomas (glándulas de resina) son claras. A medida que van madurando se van convirtiendo en lechoso y posteriormente de color ámbar (en ambos casos traslúcido). Cuando ha llegado a ese color ámbar, es el punto adecuado para hacer el corte. Después de este punto, se van deteriorando rápidamente y el color se va oscureciendo.

Evita consumir cogollos que puedan estar afectados por algún tipo de hongo y/o enfermedad, podrías poner en peligro tu salud.

Todo esto no son más que una serie de consejos, especialmente indicados para los novatos y recordatorio para los no tan novatos, de pequeñas y grandes cosas que es muy conveniente tener en cuenta y no caer en errores en los que tantos hemos tropezado.

Buena cosecha!

cualquier duda, ya sabeis, visitad nuestra web www.silentgrow.es, llamadnos por tlf. al 91 5460350 o pasad a vernos por la tienda de la calle navarra 32, en el poligono de Villanueva de la Cañada, en Madrid.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this