Search the Community

Showing results for tags 'germinacion'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Foro Arcuma
    • Presentaciones
    • Free Marihuana Seeds
  • Informacion de Cultivo
    • Dudas cultivo en Interior e Hidroponico
    • Dudas cultivo en Exterior
    • Enfermeria
    • Articles about marihuana and other drugs
  • Grow Jounals
    • Seguimientos en Interior
    • Seguimientos en Exterior
    • Seguimientos Completados Interior
    • Seguimientos Completados Exterior
  • Consumo y cultivo de cannabis
    • Marihuana Medicinal
    • Intercambio de semillas, esquejes o polen
    • Fotos cannabicas
    • Bricomaria
    • Cultivo de todo
    • Cultivo avanzado y crianza
    • Cocina Cannabica y extracciones
    • Videos, Musica y Documentales
  • Sociedad
    • Mercadillo cannabico
    • Noticias Arcuma
    • Legalidad y jurisprudencia
  • Asociaciones, Grows, Criadores...
    • Offers and Promotions
    • Grow Shops y Fabricantes
    • Bancos de semillas
    • Asociaciones
  • Otros
    • Activismo
    • News about marihuana
    • Eventos cannabicos
    • Sugerencias de mejora
  • Crear nuevos clubs's Temas

Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


AIM


MSN


Website URL


ICQ


Yahoo


Jabber


Skype


Location


Interests


Pictures


Journals


Articles

Found 8 results

  1. fabrazzz

    Germinacion de semillas

    Hola, soy nuevo en el foro y soy de Venezuela, llevo fumando maria desde hace 2 años mas o menos y he decidido no comprar mas y comenzar a cultivar mi propia magia, la cosa es que en estos dias me disponia a comprar unas semillas de geaseeds cuando llega un amigo mio con marihuana a la casa y en lo que esmoñamos me doy cuenta que traia al rededor de 10 semillas, decidi probar a germinarlas en papel como nos enseñan en la escuela y solo una semilla se me dio, eso sucedio hace 3 dias, esta mañana decidi sacar mi brote de maria y meterlo a la tierra, algunos consejos que quieran darme para este nuevo mundo en el que estoy iniciando?
  2. En este pequeño videotutorial damos la información básica y necesaria sobre la germinación de la semilla de cannabis, la primera etapa del cultivo Germinar_Semillas_35._by_Philo_(Esp).mp4
  3. Jonimon2

    ¿Moho en raíz?

    Hola, hace unos días puse a germinar dos semillas con el método de las servilletas húmedas entre dos platos. Nunca lo había probado, lo vi en un vídeo de un banco de semillas. Hoy he ido a humedecerlos un poco y he visto como unos pelillos blancos alrededor de la raíz, que parecía moho, pero la raíz iba con fuerza a roto incluso las servilletas. Las he lavado un poco con cuidado y las he plantado directamente, no se si es moho, aunque he leído en algunas páginas que no. Aquí os dejo unas fotos aunque no se aprecia muy bien; a ver que os parece y que opináis, si es moho o he hecho mal plantándolas... Gracias! Buenos humos
  4. Hola, buenas tardes, He puesto las semillas a germinar con el método del papel de cocina y el tuper. En el momento en el que salió la radicula las planté en un tiesto (menos de un litro), me gustaría saber que cuidados (luz exacta, agua....) necesitan des de este momento hasta que salgan los cotiledones y sus primeras hojas "reales". Y cuanto tiempo suele pasar??? Muchas gracias!!
  5. He intentado germinar varias semillas de northern haze auto, con los siguientes resultados la primera que puse en papel la segunda la puse una en tierra y no salió, a la semana la saqué y estaba negra y tampoco habia salido la raiz, tampoco tenia exceso de agua asi que no se que pudo ser(no hay foto) por ultimo puse una en algodones encima del router y ha pasado una semana y parece que estaá abriendose pero la veo muy negra por dentro
  6. silentgrow

    consejos para tus primeros cultivos

    Hola a todos, como va eso? Esta vez os proponemos una serie de consejos de iniciación en el cultivo. Seguro que a los novatos os vienen bien y a los no tan novatos, no está de más recordar! 1.- Controla el PH del agua de riego en macetas. El PH debe estar entre 6.3 y 6.5 en fase de crecimiento y entre 6.5 y 6.8 en la fase de floración. Cuando empezamos a cultivar nos preocupamos mucho de añadirle todo tipo de aditivos a nuestro cultivo, cuando lo primero de quedemos hacer es controlar el Ph. Ten en cuenta que un pH fuera de estos valores (6,5-7 para tierra y 5,8-6,5 para hidroponía) hay nutrientes que son difíciles de absorber. 2.- Emplea una tierra de calidad, y adecuada! Nunca recicles el sustrato de un cultivo anterior y sobre todo… NUNCA compres tierra en los “chinos”. Merece la pena gastarse el dinero en un sustrato bueno, con los nutrientes adecuados, aireado, esponjoso y libre de bichos perjudiciales para nuestro cultivo. Otro punto importante… para germinar, no se puede utilizar una tierra muy rica en alimento (que sí sería adecuada para una planta ya crecida). La tierra de germinación debe ser mucho más "light" que una tierra para un cultivo en fase de crecimiento y/o floración. Esto es porque las primeras raíces son todavía delicadas y una tierra muy enriquecida podría quemarlas. Casi todas las marcas tienen la variedad “light” para germinar y otra con más alimento. Aquí podéis ver fotos de algunos ejemplos de Biobizz, Atami y Canna. Otro error frecuente es utilizar algún estiércol casero sin una dilución adecuada. El estiércol reciente es excesivamente fuerte y puede matar las plantas! Los inventos… con gaseosa. 3.- Riegos. No riegues en exceso, otro error muy común!. Si estamos utilizando un sustrato de calidad y no hemos bloqueado las salidas de agua de las macetas, el drenaje debería ser correcto (esto es imprescindible para no ahogar las raíces). Regar continuamente anegará las raíces, bloqueará la absorción de oxígeno y aparecerán los temidos hongos. Las raíces deben “buscar” el agua, y crecer... Debes regar de forma periódica pero no debe ser a rajatabla. Puedes pesar las macetas para conocer su variación y saber así si se ha secado la tierra o puedes meter el dedo en la tierra para conocer su estado de humedad. Cuando haya un poco más de 1 cm de sustrato seco, habrá que regar la planta, tanto si está en fase de crecimiento o de floración. No te fíes de que la superficie esté seca, esto te puede hacer creer que toda tu maceta está seca, cuando puede que un poco “más abajo” haya un exceso de humedad… Otro error es pulverizar las plantas en las horas que más incide el sol (o lámparas). Al mojar las plantas, el sol o las lámparas queman con más facilidad la superficie de las hojas ya que el agua hace de lupa. Riega de forma constante (no a cubos, deprisa y corriendo!) para que toda la maceta se empape. Ten en cuenta que junto con el agua has preparado los nutrientes y donde no llegue el agua, tampoco llegará alimento. El agua debe estar a temperatura ambiente, si tienes un exceso de calor en tu cultivo, no pretendas bajarle la temperatura regando con agua de la nevera. Cuando riegues tus macetas, deja que salga por abajo un 10% del agua que has añadido. De esta forma te aseguras de que el agua ha llegado a todo el sustrato y se evitan acumulaciones de fertilizante. 4.- Qué agua estás utilizando. Si usas agua de grifo para el riego, déjala reposar unas horas antes de utilizarla. Debes dejarla reposar en un envase abierto para que se evaporen los excesos de cloro que tiene la red de abastecimiento. Si usas agua de lluvia (que es la mejor) toma lecturas del pH y de la EC (conductividad eléctrica) antes de utilizarla para el riego, no sea que hayas recogido una lluvia ácida. Ojo cuando utilices agua del grifo. Dependiendo de la zona en la que vivas la conductividad eléctrica (EC) puede no ser adecuada para el cultivo. Si la EC del agua del grifo de tu zona es muy elevada, puedes bajarla con agua destilada de los aires acondicionados. Haz pruebas con un medidor de la EC hasta encontrar la combinación adecuada. Si tus plantas están en macetas pequeñas, es más difícil que haya un exceso de agua en el sustrato, el problema puede ser que haya que regar más frecuentemente de lo que piensas ya que las plantas crecen rápido y sus necesidades hídricas, también. y…Por favor…. ¡¡no utilicéis el agua reciclada de otras actividades caseras para regar!! ¡¡El agua sucia no aporta nutrientes!! 5.- Atención a la sobre-fertilización. Esto es un error muy común en los “noveles”. Se sobrealimenta el cultivo a base de mezclar distintos tipos de fertilizantes o aumentar las dosis indicadas por los especialistas, esperando así una mejor y más abundante cosecha. Un exceso de nutrientes colapsa las raíces. Puedes aplicar el dicho “Menos es más”. Si tienes un exceso de nutrientes o sales en tu sustrato, te recomendamos lixiviar el cultivo con una solución muy suave de agua con fertilizante completo. Si el caso fuera grave, habrá que utilizar más agua, como mínimo 1/3 del volumen del medio de cultivo. Una forma de no cometer este error es utilizar todos los productos de la misma marca y no sobrepasar nunca las dosis recomendadas. Los productos de una misma marca están preparados para mezclarlos y es más difícil que eches una dosis muy por encima de lo necesario. 6.- Utilizar lámparas apropiadas. Hemos visto cómo, muchas veces, y por querer ahorrarnos unos euros, en lugar de comprar la lámpara idónea con su balastro y hacer así una instalación seria, utilizamos lo que “pillamos por casa”. No, nuestra plantita necesita una luz adecuada. En función de si está en fase de germinación, crecimiento o floración, además del número de horas de luz, influye mucho el tipo de lámpara, el haz de luz y su espectro. La iluminación, como ya indicamos en otro artículo del blog, es fundamental en el cultivo. Si ya has utilizado la bombilla del cultivo con anterioridad, vigila las horas. Si no te acuerdas de cuánto tiempo ha estado encendida esa bombilla, observa el tubo de descarga. Si está muy borroso o muy ennegrecido, es el momento de cambiarla. Es conveniente apuntar la fecha en la que empiezas a utilizar la bombilla. Las bombillas de halogenuro metálico deben cambiarse, como muy tarde, a los 12 meses de uso. Las de alta presión de sodio, cada 18 meses. 7.- Oscuridad total…uuuy, sí, lo que has leído. Si importante es la iluminación, tanto o más importante es asegurarnos de que no hay ninguna filtración de luz durante las horas de oscuridad. Huecos en el armario, rendijas en las persianas, el piloto de la regleta eléctrica o el pilotito rojo de nuestro aire acondicionado puede arruinarnos la cosecha. No debe existir filtración de luz del exterior. El verde es el único color que no “contamina” lumínicamente nuestro cultivo. Pon mucha atención a la hora de comprar un armario de cultivo. No serías el primero que, atraído por el atractivo precio, compra un armario "light". Estos armarios no son opacos, dejan pasar algo de luz de modo que son aptos para cultivar clones o madres pero no para floración. 8.- Control de posible presencia de machos o plantas hermafroditas en el cultivo. Mucho cuidado de no tener un macho o una semilla hermafrodita cerca de nuestro cultivo que podría polinizar nuestra planta y por lo tanto, reducir nuestra cosecha. 9.- Ventilación. Conviene tener una “sobrepresión” en nuestro armario de cultivo. A nuestras plantas les hace falta oxigeno para respirar. Cuida de tener, además de una adecuada extracción de aire, una buena intracción de aire al armario y una ventilación dentro, que permita ayudar al control de la temperatura y de la humedad. 10.- Temperatura y humedad. Punto muy importante, que muchas veces nos lleva de cabeza poder ajustar. Por encima de 29 grados el cannabis, prácticamente, deja de crecer. Intenta mantener tu cultivo entre 22-24 en diurno, y unos 5 grados menos en fase nocturna. Respecto a la humedad, estos son los valores dentro de los cuales se desarrolla mejor la planta: - clones: 80-95% - fase de crecimiento 60-70% - fase de floración 55-60% 11.- Utiliza enzimas 1 vez por semana, desde la 3ª semana de crecimiento hasta 10 días antes del corte. Para eliminar el exceso de fertilizante, lo mejor es hacer lixiviados del sustrato. No obstante, la utilización de enzimas durante todo el cultivo nunca está de más. De forma indirecta, las enzimas favorecen el crecimiento de las plantas ya que los azúcares resultantes alimentan a las bacterias que promueven el crecimiento y a los hongos no dañinos que ayudan a las raíces a acceder a los nutrientes y al agua. Las enzimas, por sí mismas, no sirven para lavar las raíces. 12.- Las macetas. Utiliza una maceta por planta, que esté limpia. No quieras ahorrar espacio plantando dos en una maceta mas grande… además, utilízalas en sus dimensiones correctas trasplantando según la fase del cultivo. Las raíces, según su fase de crecimiento, necesitan un “entorno” adecuado y dimensionado. Separa las macetas un poco del suelo, para que puedan evacuar el exceso de agua y no coger el “frío o calor” que pudiera transmitir el suelo. Ah, si cultivas en exterior, utiliza siempre macetas blancas!! Si las macetas son negras, recalentaras el sustrato de su interior y, por lo tanto, las raíces. No trasplantes una vez iniciado el proceso de floración ya que puedes tener un exceso de nitrógeno y eso menguará el crecimiento y formación de flor. Debes hacerlo antes. 13.- Plagas y enfermedades. Es importante informarte de las posibles enfermedades y distintas plagas que pueden afectar a vuestros cultivos, que no os coja de nuevas! Conocer las plagas y enfermedades más comunes nos ayuda a tratar de evitarlas, que siempre es más fácil prevenir que curar. Una planta sana y fuerte es más resistente a plagas y enfermedades. Muchos cultivadores optan por poner trampas adhesivas amarillas entre las macetas de sus cultivos. En estas tiras, los insectos quedan atrapados. Esta es una medida de control (no nos sirve para acabar con la plaga), cuanto antes detectemos la plaga, más fácil será combatirla. Hay algunos productos en el mercado que nos pueden ayudar a prevenir como por ejemplo, la cola de caballo, para prevenir hongos o el purín de ortiga contra los insectos. 14.- Sé discreto. Utilizar buenos filtros del aire, ozonizadores y eliminador de olores son costumbres que debes aplicar como rutina. Para eliminar ruidos te puede ayudar el tubo sonoconnect, que está aislado acústicamente y reduce los ruidos emitidos por los extractores, así como cajas insonorizadas para la extracción. No tires la tierra de un cultivo viejo en la puerta de casa y sobretodo… no “cacarees” tus hazañas como grower al primero que pase por tu casa. 15.- No utilices insecticidas y pesticidas químicos. Ten en cuenta que lo que añadas a tu planta acabará en tu organismo. Si le metemos productos químicos acabaremos consumiéndolos nosotros mismos. La utilización de productos naturales da mayor calidad a nuestro producto. 16.- Cosecha. Asegúrate de esperar al momento óptimo para cosechar. No te precipites, tanto tiempo cultivando para adelantarte unos días o una semana es una pena. Es frecuente que las prisas nos hagan cortar los cogollos antes de que haya llegado a punto adecuado. Una buena lupa nos ayuda a saber cuál es el momento adecuado. Los tricomas (glándulas de resina) son claras. A medida que van madurando se van convirtiendo en lechoso y posteriormente de color ámbar (en ambos casos traslúcido). Cuando ha llegado a ese color ámbar, es el punto adecuado para hacer el corte. Después de este punto, se van deteriorando rápidamente y el color se va oscureciendo. Evita consumir cogollos que puedan estar afectados por algún tipo de hongo y/o enfermedad, podrías poner en peligro tu salud. Todo esto no son más que una serie de consejos, especialmente indicados para los novatos y recordatorio para los no tan novatos, de pequeñas y grandes cosas que es muy conveniente tener en cuenta y no caer en errores en los que tantos hemos tropezado. Buena cosecha! cualquier duda, ya sabeis, visitad nuestra web www.silentgrow.es, llamadnos por tlf. al 91 5460350 o pasad a vernos por la tienda de la calle navarra 32, en el poligono de Villanueva de la Cañada, en Madrid.
  7. Buenas! Vamos a intentar resumir en unas pocas líneas los primeros pasos del cultivo para animaros a aquellos que no habéis cultivado nunca, o que queráis darle un repaso al tema. Lo primero que tenemos que hacer para germinar nuestra semilla es hidratar el jiffy (se puede hacer con otros sistema más caseros pero las raíces sufren más, así que os vamos a contar el sistema más fácil, rápido y cómodo). Colocamos un recipiente con agua, añadimos 1 gota de agua oxigenada por cada litro y echamos nuestro jiffy. En pocos minutos veremos cómo se hincha y se aclara la película blanquecina que lo recubre. En esta fofo podéis ver en la fila de abajo el jiffy seco y en la de arriba, una vez que lo hemos hidratado. Colocamos el jiffy en una bandeja de alveolos especial para jiffys o bien en un recipiente abierto (tipo bandeja de casa) para que el aire pueda circular sin dificultad. Hacemos una pequeña hendidura en el jiffy y colocamos nuestra semilla. A continuación, tapamos la semilla con el sustrato del jiffy. No hay que enterrarla mucho, lo suficiente para que no le dé la luz. Tenemos que hacer un seguimiento diario para que no se seque en ningún momento. Cuando veamos que empieza a secarse, le añadimos agua (unos 10 ml), no dejar que se encharque, la semilla podría pudrirse. Cuando la planta haya crecido unos 15 cm (que tenga 2 hojas) la trasplantamos a una maceta de 1 litro. Pondremos una base de sustrato en la maceta, colocamos el jiffy con la planta de modo que cuando rellenemos con el sustrato, quede prácticamente todo el tallo cubierto y sobresalga del sustrato las 2 hojitas de la planta. De esta forma, todo el tallo enterrado desarrollará raíces que ayudaran al crecimiento de la planta. Una vez que tenemos la planta en su maceta, la llevamos inmediatamente debajo del foco. Muchos de vosotros nos preguntáis a menudo cómo saber cuál es la altura adecuada para colocar el foco en una zona de cultivo. A continuación os hacemos un pequeño esquema fácil y rápido. Primer día: a 1 metro del foco. Segundo día: a 80 cms. del foco. Tercer día: 60 cms. del foco. Cuarto día: colocamos el foco lo más bajo posible sin que la temperatura (a la altura de la copa de la planta) suba por encima de 24ºC. Cuando la planta ya ha crecido unos 25 cm, se cambia de maceta y se pasa a otra de 6, 7, 11 litros… según vuestras preferencias. Una vez que la planta está en su maceta definitiva, tened en cuenta que la temperatura en la parte superior de la planta debería oscilar entre 22ºC y 24ºC durante el día y, como mucho, 5ºC menos durante la noche. Si, para mantener esta temperatura, tenéis que poner el foco muy alto, la planta se os espigará mucho. En este caso deberíais meter algún ventilador que mueva el aire para intentar reducir la temperatura. Si con esta solución sigue estando la temperatura muy alta, será necesario instalar un aire acondicionado que suministre aire más fresco. Si por la noche la temperatura baja por debajo de esos 5ºC de diferencia respecto al día que os hemos comentado anteriormente, deberíais incorporar algún calentador. A veces es suficiente con hacer las horas de apagado de la luz durante nuestro día (en el que la temperatura ambiente es más alta) y encender las luces durante nuestras horas de noche, en el que la temperatura ambiente es más baja. Dependerá de vuestra localización, estación del año, etc. Y ahora… a cultivar!! y si necesitáis más información, no dudéis en pasaros por nuestra web, www.silentgrow.es o visitarnos! estaremos encantados en atenderos! buenos humos!
  8. HuertasSeeds

    Germinación de las Semillas

    La fase de germinación de una semilla da comienzo cuando es expuesta a humedad, calor y aire, lo que provoca que las hormonas internas se activen, iniciando así una de las fases más delicadas del cultivo. Las auxinas se ocuparán de regular el crecimiento vegetal en la planta. Las giberlinas aumentarán la elongación celular facilitando a las raíces el difícil trabajo de atravesar las resistentes cáscaras de las semillas. Por último, la citoquinina es la encargada de que las células vegetales sean transformadas en otros tipos de célula específica para formar así un órgano en particular como raíces, hojas o flores. Gracias al trabajo de las hormonas y a las reservas de alimentación almacenadas en los cotiledones la raíz comenzará a expandirse. Ahora que ya sabes en qué consiste el proceso de germinación de una semilla, podrás entender más fácilmente los diferentes pasos de nuestro método. Necesitas cualquier recipiente que puedas tapar o cubrir y que sea opaco. Nosotros solemos utilizar platos. Coloca un poco de papel en la base del recipiente y lo humedeces, no hace falta que quede encharcado, solo húmedo. Coloca las semillas sobre el papel, asegúrate de que estén bien marcadas si dispones de diferentes variedades, parece una tontería pero revisarlo te ahorrará muchos problemas y confusiones en el futuro. Cogemos otro trozo de papel y cubrimos las semillas. Una vez cubiertas, humedecemos este papel y procedemos a cubrirlo con la tapa. Ya tenemos los tres elementos en este recipiente, humedad, calor y aire. Ya podemos ocuparnos de controlar la temperatura, entre 21 y 30 grados centígrados, aunque la temperatura óptima es 25ºC. Temperaturas mayores a 31ºC perjudicarán la germinación y seguramente quemarán tus raíces. Te recomendamos que dispongas de un controlador de temperatura para tu zona de germinación. Si has seguido todos los pasos, empezarás a ver muestras de germinación entre 24 y 72 horas. Si tu recipiente es translúcido asegúrate de dejarlo en un lugar oscuro. El principal enemigo de las raíces es la luz. Mucho cuidado, las raíces siempre tienen que estar blancas, impolutas. Si pasan muchos días y no has controlado bien la fase de germinación, puedes encontrar raíces largas y seguramente con las puntas marchitadas, debido a un exceso de aire. Tu cultivo se verá ralentizado. Intenta estresar lo mínimo posible las raíces, te lo agradecerán. MandangaSeeds