Cronologia de la Floracion

Arsonist Floracion 21 Nov 2014 2 Comentarios 5 min
5 (2 votos)
Al iniciar la floración, los machos se alargan para que su polen quede por encina de las hembras y las polinice más fácilmente. Las hembras fabrican tallos más gruesos, fuertes y cortos. Las hojas nacen cada vez con menos foliolos (cada una de las hojuelas que forman la hoja) hasta que nacen sólo con uno. Normalmente el patrón de crecimiento de las hojas pasa de opuesto a alterno, es decir las hojas dejan de nacer de dos en dos y enfrentadas y comienzan a nacer de una en una, a uno y otro lado del tallo, alternativamente

I

El desarrollo floral comienza lentamente. La planta pega un estirón y se alarga bastante, fabrica un "esqueleto" de ramas donde colocar sus cogollos. La distancia internudos es, en este primer momento, muy grande. Al principio, sólo aparecen unos pocos grupos de flores en las puntas de las ramas. Las flores tienen los estigmas frescos, normalmente de color blanco aunque pueden ser rosados o púrpuras. Los cálices de las flores femeninas tienen una pelusilla que los recubre pero aún presentan muy pocos tricomas. Los tricomas son unas glándulas que aparecen principalmente en las flores, aunque también están presentes en otras partes de la planta; segregan la resina que contiene los cannabinoides. Tienen forma de seta con un tallito coronado por una bolita de resina. En este primer momento la producción de THC es muy escasa y las bolitas son muy pequeñas; conforme avance la floración irán aumentando de tamaño.





II

En un segundo momento, comienzan a aparecen cogollos al acortarse la distancia internudos y crecer la producción de flores. La planta ya huele un poco y fabrica muchas flores. La mayoría de las flores tienen los estigmas frescos. La producción de THC, sin embargo, aún no es grande. A lo largo de toda la floración hay que manejar las plantas con delicadeza. Si manoseamos los cogollos, los tricomas se rompen y la resina se oxida, con lo que el THC se destruye. La lluvia intensa también puede perjudicar la cosecha. No sólo romperá y arrastrará algunos tricomas sino que también puede provocar que aparezca moho en el cogollo. Por esta misma razón, no se deben pulverizar las plantas una vez que la floración ha comenzado.

III

Algo después, la planta deja de crecer en altura y produce una gran cantidad de flores que van engordando los cogollos. Las hojas externas al cogollo se vuelven amarillas y se marchitan. La mayoría de las flores son fértiles y tan sólo aparecen unos pocos estigmas marrones y marchitos. La producción de resina es muy grande y comienza a cubrir los cálices. En condiciones naturales la planta sería polinizada y comenzaría a fabricar semilla. Cultivando "sinsemilla", matamos los machos e impedimos que las flores sean fecundadas. Esta técnica fuerza al cannabis a fabricar más resina para mantener las flores fértiles a salvo de las radiaciones solares, mientras espera un macho que nunca llegará. Los cogollos huelen intensamente, cargados de resina. Algunos cultivadores recolectan determinadas variedades en este momento, cuando aún hay muchos estigmas fértiles. La maríahuana obtenida es más cerebral y m enos sedante debido a los bajos niveles de CBD y CBN presentes en la resina. La cantidad total de THC es, eso sí, algo menor.





IV

Llega un momento en que el cannabis deja de fabricar nuevas flores y los estigmas de las existentes van marchitándose. Las plantas pierden vitalidad. Muchas hojas grandes se han caido. Hojas, tallos y flores adquieren tonos otoñales; marrones, naranjas, amarillos y púrpuras aparecen en los cálices, tallos y peciolos.. Los estigmas se marchitan y algunos se caen. Suelen adquirir un color marrón seco. La resina, transparente al principio, conforme madura va adquiriendo un color ambar transparente. Hay que cosechar cuando el setenta por ciento de los tricomas tienen resina ambar o cuando entre el 60 % y el 90% de los estigmas se han marchitado y vuelto marrones. Si la resina presenta un color blanco opaco o marrón, el momento idoneo para cosechar la planta ya ha pasado y la resina se está degradando.

Lucha contra pestes



Las altas temperaturas del verano favorecen la aparición de plagas en las plantas. La mayoría de los bichitos que atacan al cannabis chupan su savia. De este modo le roban el alimento.Cuando detectemos una plaga es muy importante separar las plantas infestadas de las sanas para evitar que la invasión se extienda. Cuanto antes se detecte la presencia de una plaga, más fácil será librarse de ella. Si, por el contrario, la plaga se instala y se hace fuerte será una ardua tarea eliminarla.

Nutrientes para la floración



Para conseguir que el cannabis exprese todo su potencial, es necesario alimentarlo correctamente. Una buena nutrición es la mejor defensa contra las enfermedades y permítira a la planta desarrollarse al máximo. El cannabis absorbe a través de las raíces: agua, oxígeno y nutrientes. Una tierra porosa garantiza el aporte de oxígeno, el riego facilita el agua y el abonado los nutrientes. La maría necesita para vivir tres nutrientes principales (nitrógeno, fósforo y potasio), tres secundarios (cálcio, azufre y magnesio) y ocho micronutrientes (hierro, xinc, manganeso, boro, cobalto, cobre, molibdeno y cloro).
Durante la floración las plantas necesitan gran cantidad de fósforo (P) y bastante potasio (K). El fósforo se utiliza en la formación de flores y raíces y en la transferencia de la energía solar a compuestos químicos. Acelera la floración y produce flores grandes. Las deficiencias de fósforo se observan primero en las hojas más viejas que adquieren un tono verde oscuro. Los tallos y peciolos se vuelven rojos o púrpuras. Este no es un indicador muy fiable ya que algunas plantas tienen los tallos y peciolos rojos como rasgo genético, independiente de la cantidad de fosforo que haya. En ocasiones, las puntas de las hojas se secan y se detiene el crecimiento. La deficiencia de fósforo retrasa la floración.


El sistema respiratorio de la planta, el sistema encimático y las síntesis de proteínas y clorofila necesitan potasio. Ayuda a luchar contra las plagas y las enfermedades y a mantener la presion interna de agua que sostiene la planta. Si la planta piede esta presión se marchitará y los tallos serán débiles. Las plantas que se utilicen para producir semillas necesitarán un aporte extra de potasio ya que este elemento es básico para fabricar los cañamones. Cuando a una planta le falta potasio, en las puntas de las hojas y entre los nervios, aparecen zonas de tejido muerto y seco (necrosis) además de amarillear. Las raices se infectan fácilmente y los tallos débiles no sostienen a la planta. Las hojas pueden curvarse hacia abajo.





Los fertilizantes comerciales llevan en la etiqueta las siglas N.P.K seguidas de tres números como: 3.5.7., 12.5.12., etc. Estos números indican el contenido de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) que tienen el abono. El fertilizante adecuado para la floración del cannabis ha de tener bastante fósforo y potasio y poco nitrógeno. Si además tiene microelementos mucho mejor. Para evitar sobredosis de abono que podrían matar a las plantas, lo mejor es seguir las indicaciones de la etiqueta. En caso de duda más vale quedarse corto que pasarse ya que es mucho más sencillo corregir una deficiencia de alimento que no un exceso. Si te pasas abonando las plantas puedes intentar salvarlas regando la maceta durante un largo rato para que el agua que sale por los agujero de drenaje arrastre el exceso de fertilizante.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
charly7
charly7 - hace 2 años

muy interesante !!!

 Responder
Malone
Malone - hace 7 meses

Que interesante es el momento del corte óptimo!

 Responder
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.