Como hacer Crack Casero

Bartolo Otras Drogas 11 Jun 2016 3 Comentarios 3 min
5 (3 votos)
El crack es uno de esos tantos estupefacientes que existen actualmente en el mundo. Una droga barata, vulgar y altamente adictiva con un nombre muy sonoro.

El nombre de esta sustancia no es más que la onomatopeya del característico crujido que producen los cristales de esta droga al ser sometidos a altas temperaturas para su consumo. Crack; así es como suenan.
 

Que es el Crack



Este derivado de la cocaína (también conocido como base libre) tiene un aspecto aspecto de cristales o gránulos de color blanco amarillento o beis, y se presenta en forma de bolas o terrones. Saltó a la fama a mediados de los 80, y en poco tiempo se extendió como la pólvora.

Engendrada por los narcotraficantes en su ansía de obtener una nueva droga, barata y de simple formulación. Y es que el crack no es otra cosa más que una mezcla a base de cocaína y bicarbonato sódico.

Un vigoroso derivado y a la vez sucedáneo de la cocaína que iguala y mejora algunas de sus propiedades. Da lugar a unas intensas secuelas; con un mayor costo humano.

La creación de esta droga posibilitó por primera vez el consumir la cocaína fumándola; algo que no es factible con su droga madre. Siendo este aspecto junto con el asequible precio, los principales desencadenates de su fulgurante expansión.





Proceso de Elaboración de crack casero



El crack es el resultado de hervir cocaína (clorohidrato de cocaína) con una solución de bicarbonato sódico o amoniaco. Generándose de esta forma una pasta amarillenta y no soluble en agua.

El crack flota en la superficie y se recupera facilmente. Una vez enfriado se endurece con diligencia, y adopta su característica forma rocosa.

Es de esta forma el paradigma de droga casera, destacando por  encima de todas las otras drogas. ¿Puede haber algo más casero que ésto?


Consumo de crack casero



El crack se consume fumado en cigarrillos, pipas, o en papel de aluminio. Una pipa de vidrio en la que se calienta el crack es una de las mejores formas para su consumo.

Otra forma demasiado popular de consumirlo es valiéndose de una antena de radio en la que con previamente se ha insertado un alambre. Simulando de esta forma una pipa de bajo coste.

Este utensilio sólo es habitual entre adictos sin recursos. Al calentar el crack la cocaína se evapora al instante, quedado el excipiente como residuo.

Otra posible forma de consumo es mezclarla en cigarrillos con marihuana. Más conocidos popularmente como diablillos.




Efectos y Sensaciones de crack casero



Una vez inhalado el humo, el crack viaja a alta velocidad en inequivoca dirección al cerebro. A los pocos segundos el crack ya ha llegado a su destino, y comienza a hacerse patente su potencial real.

Los efectos del crack son especialmente intensos, habiéndose estimado en al menos 10 veces más potentes que la inhalación de la propia cocaína. Instantáneamente se produce un aumento de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca; pudiendo desatarse arritmias y taquicardia.

Una increible excitación y euforia se hacen dueñas del individuo, al tiempo que el hambre y el cansancio desaparecen por completo. La pupilas del consumidor se dilatan en gran manera, y éste experimenta un aumento exponencial de la fuerza muscular.

Siendo la permanencia de sus efectos aproximadamente de unos 20 minutos.  A primera vista y salvando las distancias, podríamos decir sin miedo a equivocarnos que muchos de sus efectos son análogos a los la Marihuana Sintética. 

Sin embargo nada más tienen en común estos dos narcóticos. Pasado el tiempo que el crack proporciona placer al cerebro, la euforia es postergada por ansiedad, apatía, depresión, y miedo.

Todo ésto incita al consumo de una nueva dosis. Y sólo desaparece trás la nueva toma. 

Fumar crack tiene como efectos asociados sequedad de boca, ardor de ojos, y sudoración; entre otros. Un consumo crónico y prolongado a largo plazo causa un sinfín de problemas y dolencias físicas y psíquicas. 


Adicción al crack



El crack a diferencia de otras drogas más benévolas es especialmente pernicioso por su insaciable poder adictivo.
Unicamente la metanfetamina y la nicotina (por este orden) son más adictivas que el crack. 

Con ésto no quiero decir que el tabaco de liar sin aditivos sea más adictivo que le crack; hasta ahí podíamos llegar. Otros tabacos procesados sí están considerados como creadores de más dependencia que el crack.

Su uso recreativo o esporádico se hace muy difícil, y rapidamente los consumidores se tornan dependientes. Conforme pasan las semanas el placer procurado por el crack es cada vez menor, lo que implica que la necesidad de consumo sea cada vez más frecuente. 

Actualmente muchos expertos consideran que la adicción al crack es intratable. Estando localizados la inmensa mayoría de los adictos en Estados Unidos.

También te puede interesar: Como Hacer Cloroformo Casero.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Hugo
Hugo - hace 24 dias

Esta cosa parece demasiado peligrosa, mejor seguir solo con la mariguana, que se puede usar de vez en cuando y no te esclavisa como el crack. Ni de curiosidad lo pruebo.

 Responder
Rtop
Rtop - hace 20 dias

El articulo esta muy bien redactado, me ha gustado bastante, yo leo estos artículos por mera curiosidad científica y para informarme mejor de que llevan las sustancias mas adictivas vendidas en la calle y como es que algunos las hacen, me ha gustado mucho el articulo espero que sigáis así un saludo.

 Responder
Cannabisguru
Cannabisguru - hace 17 dias

Gracias por tu comentario, nosotros también tenemos una gran curiosidad por las diferentes drogas tanto naturales como quimicas. Desde como se hacen hasta los efectos que producen, es por esto que escribimos este tipo de artículos. Me alegro mucho que te gusten.

Saludos.

 Responder
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.