Cómo Reutilizar la Perlita y Darle una Segunda Oportunidad

Bartolo Varios 05 May 2017 1 Comentarios 7 min
5 (1 votos)
Aunque parezca mentira en esta ocasión os enseñaremos cómo reutilizar la perlita y darle una segunda oportunidad. Ya sea por falta de disponibilidad de perlita; por ahorraros un poco de dinero; o por simple superación personal.

En cualquier caso es un proceso agradecido y didáctico mediante le cual podemos reutilizar perlita. ¿Pero qué narices es la perlita?

¿Qué es la Perlita?



La perlita es una roca volcánica con estructura cristalina formada como consecuencia de un rápido enfriamiento de la lava. Esta piedra de color blanco y alto contenido en silicio es molida por procedimientos mecánicos.

Seguidamente y por de forma térmica es transformada en bolas con apariencia de corcho blanco. Dichas bolas son inertes, ligeras y retienen agua.


Perlite Plagron.

Se emplea en jardinería para mezclada con tierra fértil de forma similar a si de arena se tratase. Fruto de esta combinación obtenemos un sustrato ligero y aireado que es ideal para el cultivo de marihuana.

Siguiendo los consejos para preparar un buen sustrato si a la perlita y la tierra fértil les añadimos humus de lombriz y turba, obtendremos una excelente mezcla. La perlita es posible utilizarla de forma sucesiva e indefinida, cultivo tras cultivo.  
El problema se presenta cuando un cultivo se ha visto afectado por una enfermedad contagiosa que contamine el sustrato. Llegado el caso habrá que seguir una serie de pasos para reutilizar la perlita y darla una segunda oportunidad.

Eso si, mucho cuidado con el Fusarium wilt en el cannabis. Si habéis sufrido un brote de este hongo lo mejor es deshacerse de la perlita.

¿Qué Necesitamos?



* Plástico negro.
* Cinta de embalaje.
* Paleta / trasplantador.
* Colador / escurridor.
* Espumadera / aplastador de patatas.
* Contenedor.
* Cubo de plástico.
* Cuchara de plástico.
* Caja de fruta (plástico).
* Malla mosquitera.
* Cloro / lejía.
* Manguera.
* Cubo de plástico con tapadera.

Proceso de Reutilización



Nuestro fin último es cribar, peinar, lavar y desinfectar la perlita, previamente utilizada en un cultivo anterior. De esta forma eliminar todos los restos que acompañan a la perlita, así como lavarla y librarla de posibles hongos, bacterias y virus.

Cribar la Perlita



Comenzaremos removiendo el sustrato y demás acompañantes de la perlita en su último cultivo. Con una paleta de albañilería o un pala de trasplantar podemos hacerlo con facilidad y rapidez.

 

Hay que intentar que el sustrato quede lo más suelto posible. No escatiméis en esfuerzo al respecto.

Una vez que la tierra está suelta, y en función del diámetro de la perlita, buscaremos un colador o escurridor apropiado. Tened presente que el escurridor deberá retener la perlita y dejar escapar la tierra.



Manos a la obra. Poco a poco vamos cribando el sustrato y recuperando la perlita. 

Depositaremos la perlita en un contenedor o cubo de plástico. En el hipotético caso que fuéramos a reutilizar ingentes cantidades de perlita es aconsejable fabricar un gran colador para poder procesar más cantidad.

Si por una u otra cuestión la perlita (una vez cribada) queda muy sucia y con sustrato adherido, es posible que haya que pasarla agua según está en el escurridor. Todo dependerá de lo sucia o limpia que quede.



Peinar y Separar la Perlita



Provistos de una espumadera o aplastador de patatas iremos peinando la perlita para detectar y separar los posibles restos y residuos que se nos hubieran pasado durante el colado. No quiero ser pesado, pero la perlita tiene que quedar 100% libre de polvo y paja.





Desinfectar la Perlita



Para poder darle una segunda oportunidad a la perlita hay que desinfectar. El procedimiento no cambia en nada en lo que haríamos si fuéramos a desinfectar un cultivo hidropónico.

Añadimos agua al contenedor en el que está la perlita y cuando el aspecto sea como el de una sopa espesa, dejamos que la perlita se empape por completo. Al cabo de unas horas incorporamos un chorrito de cloro.



Con respecto a la dosis de cloro a utilizar pongamos 10 ml por cada litro de agua; hay que desinfectar al máximo pero sin pasarse con el cloro. De todos modos es sólo una cantidad aproximada. 

Una vez agregado removemos la perlita con la cuchara de plástico para que el cloro se distribuya a la perfección. Por último dejaremos descansar el conjunto durante mínimo hora.



Aclarar la Perlita



Antes de nada habremos colocado la maya mosquitera el el fondo de la caja de fruta, como si de un inmenso colador se tratase. Hecho ésto vertemos el agua clorada junto con la perlita en la caja.



Seguidamente levantamos ligeramente la caja por un extremo para facilitar que se drene la mayor parte de agua. Lo mejor sería hacerlo en una superficie pavimentada y provista de un desagüe.

Otra opción es colocar la caja sobre el fregadero de la cocina. En ambos casos sería recomendable el desinfectar previamente con agua clorada o lejía.

Porque si resulta que hemos desinfectado la perlita para darle una segunda oportunidad, y ahora colocamos la caja sobre un suelo que pudiera estar contaminado, nos hemos lucido. Sólo es cuestión de aplicar el sentido común.  



Por último regamos (sin prisa) la perlita para que quede inmaculada, y se depure de todo resto de cloro. Con la manguera surtiremos de abundante agua y durante un buen rato. 





En el caso de que la cantidad de perlita a reutilizar sea bastante grande, emplearemos varias cajas de fruta con sus respectivas mallas mosquiteras. Hay quien cose la mosquitera a la caja de plástico para que no se mueva de su sitio.





Sin embargo la simple acción del peso de la perlita hará que no se mueva de su sitio. Otra opción para cantidades más pequeñas es el utilizar el escurridor en vez de la caja con mosquitera.

En ese caso colocamos el escurridor directamente al grifo. Quizás sea una alternativa más efectiva, pero siempre para cantidades más modestas de perlita.  

Secar la Perlita



Una vez que hemos ejecutado el enjuagado de la perlita, y además ya se ha escurrido, hay que ponerla a secar. Lo más aconsejable es colocar la perlita al sol para que se vaya secando.



Tendremos que remover la perlita periódicamente para que la perlita que hay en la parte inferior también se seque. Otra posibilidad sería (en el caso de encontrarnos en invierno) el situar la perlita al lado de un radiador.

Nosotros hemos utilizado una caja de fruta forrada y recubierta con plástico negro. Vosotros haced lo que queráis. 

Como ya dijimos con anterioridad la perlita tiende a retener agua, así que aunque aparentemente esté seca, mantendrá mucha humedad en su interior. Ante esta tesitura la que yo haría es dejar que la perlita se terminase de secar en un lugar resguardado como por ejemplo una terraza cerrada.

Almacenar la Perlita



Cuando la perlita que queríamos reutilizar se haya secado por completo hay que almacenarla. Un cubo de plástico con tapadera nos servirá.



Hay que preservar la perlita de polvo y humedad; estando siempre disponible para darla una segunda oportunidad. De la misma forma que el purín de consuelda, almacenaremos la perlita en un sitio seco, oscuro y fresco. 

A Tener en Cuenta



Antes de dar por terminado el artículo quería hacer un inciso en la cuestión de la dosis de cloro o lejía a utilizar por cada litro de agua. Como ya comentamos hay que desinfectar al 100%, pero sin pasarse.

En principio yo os he recomendado el diluir 10 ml de cloro en cada litro de agua, pero la dosificación exacta no tiene necesariamente que ser esa. Todo dependerá de la concentración exacta del cloro o lejía.

Tampoco es aconsejable el utilizar una dosis muy grande de cloro para curarnos en salud y que no queden dudas en relación a la desinfección. De hacerlo así habría que reducir el tiempo durante el que la perlita permanece desinfectándose, así como después aplicar un largo y contundente aclarado para que no quede rastro alguno del cloro.

Otra variante que podemos explotar para desinfectar la perlita es la utilización de agua caliente junto con el cloro para el proceso de desinfección. Habría que estudiar los posibles pros y contras ante de hacer nada, pero podría ser viable.  

De la misma manera habría que idear otras formas alternativas para dar a la perlita una segunda oportunidad. Se me vienen a la cabeza el utilizar un microondas o una hoya a presión para esterilizarla.

Como veis sólo es cuestión de utilizar la imaginación y echar mano de elementos comunes que tenemos en casa. En un cultivo de setas alucinógenas desde jeringa de esporas la esterilización se realiza mediante una hoya a presión.

¿Por qué no intentarlo con la perlita? Si alguien se anima a probar, que nos cuente que tal le fue. 

Fuente: hydroenv

También te puede interesar:

El Uso de Agua Oxigenada en el Cultivo.
Cómo Trasplantar Marihuana.


Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Roberto
Roberto - hace 1 año

Asi que la perlita es reutilizable.
No lo habia pensado...

 Responder
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.