Como hacer Purin de Diente de Leon

Cannabisguru Nutrientes organicos 07 Aug 2017 0 Comentarios 3 min
5 (1 votos)
El purin de diente de león se constituye como un mecanismo usado alrededor del mundo para tratar las condiciones de estrés presentes en el suelo. Se usa principalmente en huertos donde se requiere una biomasa que permita la existencia de un ciclo de vida y reproducción adecuado.

También se utiliza en el mantenimiento de jardines en los que se desea una buena apariencia y sobre todo un índice de vegetación donde predomine el césped y las flores en lugar de la maleza.



El purin de diente de león guarda una estrecha relación con el “compost”, esa capa superficial del suelo donde se concentran la mayor parte de las riquezas provenientes de la descomposición de restos orgánicos, y al mismo tiempo, contribuye a la génesis de una buena agricultura y la presencia de esplendorosas plantas.

Sin embargo, en algunas ocasiones el compost tiende a verse afectado por condiciones de estrés climático, ya sea por exceso de agua o por inclementes sequias. Esto se traduce en una importante afectación de las plantas, asi como en sus ciclos de crecimiento, floracion y fluctificacion.

Es ahí donde toma importancia el purín de diente de león como mecanismo que inyectando Calcio (Ca) y Potasio (K) al sustrato de suelo contribuye a la génesis de condiciones de fertilidad en términos bastante efectivos.



Pero ante este esquema surge la pregunta de ¿Cómo se prepara el purín de diente de león?  La verdad es que el método es bastante sencillo y puede resumirse de la siguiente forma.

Sin la raíz pero con las hojas y las flores.



La preparación de purín de diente de león pasa por una serie de mecanismos que se simplifican en aprovechar la parte superior de la planta, es decir, apartar las hojas y flores para elaborar la mezcla de nutrientes.

Esta situación indica que lo primero y más necesario para realizar una buena mezcla es contar con un recipiente que permita almacenar la proporción de 10 litros de agua por cada kilo de purín, lo cual una vez cumplido debe ser removido y supervisado hasta garantizar la descomposición de los restos del diente de león.

Cuidando que en cada movida no aparezcan burbujas que en la mayoría de los casos indican que aun no ha llegado el resultado final, que por norma suele verse en un lapso de 10 a 15 días.




El mal olor



En el arte de elaborar el purín de diente de león un paso importante es tener buen olfato sobre todo cuando se trata de alcanzar una buena mezcla. En este sentido, la percepción de un mal olor, que incluso puede llegar a ser inmundo, resulta ser un factor clave que debe ser acompañado de una protección de las condiciones de la intemperie, pues debe cuidarse mucho que no se incremente el volumen de agua.

Sin embargo, una vez alcanzado el objetivo final debe realizarse un proceso de filtrado a objeto de discriminar los restos vegetales de la solución final, llevarlo a botellas, y guardarlo en un lugar fresco, seco y oscuro donde se garantice la vigencia de la misma hasta el momento de su vertido en el suelo.

Como todo preparado de origen natural es recomendable usar el purín en un lapso de 1 a 2 meses, entendiendo que por su origen presenta un proceso de descomposición mucho más acelerado donde se pierden las condiciones requeridas y las propiedades químicas que garantizan el mejoramiento de las condiciones del suelo.

Beneficios en la fenología de las plantas



Los principales beneficios de practicar la elaboración y aplicación del purín de diente de león se identifican en la activación y mejora hacia las fases fenológicas de floración y fructificación de las plantas.

Del mismo modo, contribuye en la dinámica de los suelos donde existen cultivos biodinámicos, y los aportes de Calcio (Ca) y Potasio (K) que mejoran las flores, dan fuerza a las plantas, y ayudan a la reducción del estrés hídrico que generan las cambiantes condiciones del clima.

En otros casos el purín mejora el estrés que se genera por las deficientes características de los suelos que presentan mal drenaje por ingentes cantidades de arcillas, o extrema presencia de arenas y gravas que contribuyen a la percolación (filtración) del agua y la pérdida de la humedad existente.



El uso y aplicación del purín de diente de león es recomendable con la ayuda de rociadores, esto debido a su capacidad para garantizar una buena y equitativa distribución del líquido tanto en cultivos como en plantas, evitando desperdicios y una sobresaturación de nutrientes que en muchos casos también pueden generar la aparición de hongos o elementos poco deseables para quien busca beneficios a largo plazo.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.