Cómo Hacer un Deshumidificador Casero?

Cannabisguru Bricomaria 19 Jan 2017 0 Comentarios 4 min
5 (1 votos)
Saber cómo hacer un deshumidificador casero es un valioso recurso ante las lluvias constantes o el exceso de humedad. Las precipitaciones persistentes y la humedad en demasía hacen que el ambiente tienda a convertirse en poco aconsejable tanto para el cultivo de marihuana, como para la vida de las personas.

Un ambiente así se torna propicio para la proliferación de mohos, plagas y enfermedades. Los mohos son un tipo de hongos que se desarrollan rápidamente ante condiciones de humedad alta, carencia de ventilación y falta de luz solar.

Pudiendo resultar tóxicos y generar problemas de respiración para las personas que estén rondando el sitio. Siendo algunos también muy dañinos para la marihuana.



El porcentaje de humedad adecuado para la comodidad de un espacio y para la buena salud está entre el 45% y el 55%. Independientemente de que estemos en verano o en invierno.

El exceso de humedad en las paredes de las casas, las ventanas, la ropa y las bibliotecas de nuestro hogar puede provocar, además de las molestas incomodidades para su habitabilidad y conservación, graves consecuencias para la salud de las personas. Sobre todo para los niños, las personas mayores, o aquellas que tengan problemas respiratorios como el asma.

Para intentar evitarlo, en esta ocasión te enseñaremos como hacer tu propio deshumidificador casero. Todo ello en unos pocos pasos y de 2 formas alternativas.

De esta forma evitaremos el uso de deshumidificadores eléctricos. Ya te contaremos por qué es mejor prescindir de ellos.

Aquí ten enseñamos a fabricar uno sostenible y fácil de hacer. Con materiales que puedas encontrar en tu propia casa.

¿Qué Necesitamos?



* Un recipiente plástico de tamaño medio con tapadera, como puede ser un envase de café.
* Un cuchillo normal y corriente, o un soldador eléctrico si es que queremos hacer las aberturas con mayor precisión.
* Carbón vegetal del que se utiliza en barbacoas. / Sal gorda, una tela de malla fina y unos tapones de gaseosa.

Procedimiento para Hacer el Deshumidificador Casero



Con Carbón Vegetal



1º- Comenzamos haciéndole unos diez orificios a la tapa de plástico con el cuchillo o cautín. Si la tapadera es pequeña con menos agujeros valdrá, pues la cantidad dependerá del tamaño del recipiente.

Que no sean más anchos que un dedo meñique, pero que tampoco sean minúsculos. Simplemente hay que hacerlos con un poco de lógica.



2º- Colocamos tres trozos de carbón en el recipiente. Cuantos más carbones metamos en el  recipiente, más efectivo será nuestro deshumidificador casero.

3º- Después de completar el paso anterior colocamos la tapadera. Ubicando a continuación el recipiente en el lugar en el que veamos que se acumula la humedad.

Ahora en invierno suele generarse mucha condensación en las ventanas. Si tienes varios lugares humedos puedes hacer más de un deshumidificador casero.

Con reemplazar los carbones una vez al mes será suficiente. Lo bueno es que los carbones además de la humedad también absorben los malos olores.

Así que mantendrás tu hogar libre de mal olor. En ocasiones puede ser que haya que colocar más de un recipiente por habitación, pero eso lo ya lo irás evaluando según el rendimiento de tu deshumidificador casero.

Con Sal Gorda



En nuestra segunda opción en vez de carbón vegetal utilizaremos sal gorda. En este caso los pasos a dar serán los siguientes:

1º- Hacemos uno o dos grandes aberturas en la parte del recipiente de plástico opuesta a la tapadera. Es decir, en la parte de abajo.

2º- Colocamos una tela o malla que permita pasar la humedad pero de tal forma que al mismo tiempo no que escape la sal gruesa. En esta ocasión la tapa no la usaremos ya que el recipiente permanecerá abierto.



3º- Luego llenamos el envase con la sal gruesa. No es preciso llenarlo del todo, pero que no falte.

4º- Posteriormente necesitaremos colocar el envase dentro de un recipiente más grande que el que ya tenemos. Es en este segundo donde se concentrará la humedad.

5º- El envase deberá ir sobre alguna base para que quede separada del fondo del recipiente más grande. Podemos buscar algún embalaje de plástico, o simplemente le pegamos algunas tapones de gaseosa al fondo con cuidado de no tapar los agujeros.

Ahora ya está listo el deshumidificador casero. Fácil, económico y rápido.

¿Por qué no Usar un Deshumidificador Eléctrico?



El mayor problema que conlleva el utilizar un deshumidificador eléctrico es que estos aparatos deben estar encendidos durante mucho tiempo, y por lo tanto arrastran un gasto excesivo de electricidad que incrementará en gran medida la factura. Además el ventilador interno que se encarga de aspirar y absorber el aire húmedo es bastante ruidoso.

Junto a lo anterior también hay que agregar que sólo da una solución temporal a nuestro problema de humedad. Lo que hace el deshumidificador eléctrico es eliminar la humedad en el ambiente secándolo en exceso.
 
De tal forma que ese exceso de sequedad propiciará que la humedad siga penetrando en las paredes y se convierta en un constante flujo de entrada hacia el interior de la casa. Lo que nos lleva a que la pintura de las paredes se vaya cayendo con el paso del tiempo.

Por otra parte hay que decir que también se comercializan bolsas deshumidificadoras que trabajan a base de gel de sílice. Son mucho más efectivas, pero también más tóxicas y contaminantes.

El gel de sílice no es tóxico, o al menos en bajas cantidades. El problema es que suelen agregarles cloruro de cobalto, y este si lo es.  

A Tener en Cuenta



La forma mediante la que tanto la sal gorda y carbón vegetal actúan como deshumificadores naturales es tan simple como que atrapan la humedad hasta saturarse. Después podremos revertir ese proceso mediante un aporte de calor, y de esta forma cerrar el ciclo.

La sal gorda tiene el inconveniente de que no es capaz de retener tanta humedad como el carbón vegetal, y además tiende a desarrollar ciertos tipos de moho. Así que habrá que reemplazarla cada cierto tiempo.

Otor aspecto a tener en cuenta es el tener la sal alejada de los niños. No queremos que la ingieran.

Aparte de eso es una opción espectacular para eliminar la humedad en exceso de un determinado espacio. Espero que toda esta información os sea útil porque el carbón vegetal y la sal gorda como deshumifcadores caseros son realmente prácticos y muy eficientes.


También te puede interesar: Como Hacer un Mechero de Alcohol.


Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.