Como realizar el curado de la marihuana


Curado de la marihuana en botes de cristal

Anonimous Secado 08 Apr 2014 1 Comentarios
5/5 (2 votos)
Cuando hemos mantenido la marihuana secándose entre cinco y siete días debemos pasar al proceso de curado para que la humedad que se mantiene en el interior del cogollo desaparezca y el cannabis se seque uniformemente y pueda ser almacenado sin que el moho se desarrolle.

Si quieres saber como hacer el secado puedes consultar nuestro articulo sobre El secado de la marihuana

Con el proceso de curado de la marijuana, esta se secará completamente y la totalidad de THC pasará a su forma psicoactiva. Para curar la marihuana no se recomienda utilizar envases de plástico o metal pues pueden transmitir sabor a estos materiales. Lo ideal es ponerla a curar en botes de cristal, mejor si son de cierre hermético (pues se mantendrá todo el sabor y aroma), y guardarla en un lugar fresco y seco. Sin embargo, si la cosecha es grande lo mejor es almacenarlas en cubos de plástico, por la comodidad a la hora de llenar el recipiente con los cogollos.



La manera de proceder es la siguiente: se corta la marihuana en trozos de unos 40 centímetros y se va introduciendo en los botes de cristal. Si son de cierre hermético lo mejor es guardarlos en un frigorífico (nunca en el congelador) ya que las bajas temperaturas favorecen la buena conservación. Si el cierre no es totalmente hermético los dejaremos en un lugar fresco, seco y oscuro. La humedad elevada de un frigorífico terminaría introduciéndose en el frasco, humedeciendo el cannabis seco y obligándonos a proceder de nuevo con el secado y curado de la marihuana.

Al cabo de unas cuatro horas de haber introducido la marijuana en el recipiente y en la ubicación escogidos, miraremos si el cogollo ha resudado observando si en las paredes del recipiente se han acumulado pequeñas gotitas de agua o doblando un tallito, si éste se dobla chasqueando o rompiéndose la humedad no es excesiva, pero si el tallo se dobla elásticamente la humedad es elevada y tendremos que sacar el cannabis del recipiente y secarlo todavía más metiéndolo en bolsas de papel y cerrando la parte superior. No debemos llenar las bolsas sino que dejaremos una parte de aire para que se produzca el secado. Daremos vueltas al contenido dos o tres veces al día, manteniendo la bolsa abierta un ratito con el fin de que la humedad salga. Cuando observemos que el cogollo de marihuana está seco (el tallo ha de quebrarse chascándose), la devolveremos al contenedor inicial.



Hay que tener en cuenta que mientras que el cannabis está en las bolsas de papel-cartón no tenemos que guardarlas en la nevera porque la humedad ambiental pasaría a nuestros cogollos. Volveremos a introducirlas en el frigorífico (si es allí donde las teníamos) cuando consideremos que la mariguana se ha secado y la devolvamos al recipiente original, adecuado para estar en la nevera.

En este momento es cuando podemos añadir un toque cítrico al cannabis introduciendo la piel de una naranja o limón en el frasco.

Para terminar el proceso de curado de la marihuana tendremos que abrir los frascos unas veces al día, durante como máximo diez minutos, para que el aire encerrado vaya renovándose y reduciendo la humedad. Dependiendo del contenido en humedad que retenía el cogollo, el curado de marihuana puede llevarnos entre unos tres o cuatro días y medio mes.

Después de un buen proceso de curado de marihuana, solo nos quedará disfrutar de nuestros porros exquisitos.

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
DaniiTorrado31
DaniiTorrado31 - hace 665 dias

muy buena la e compartido en facebook para el concurso

Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar