Cultivo de Setas Alucinógenas desde Jeringa de Esporas

Bartolo Otras Drogas 13 Apr 2017 0 Comentarios
5/5 (1 votos)
El iniciar un cultivo de setas alucinógenas partiendo de una jeringa de esporas es una excelente opción de para ir adentrándonos en el misterioso universo de las setas alucinógenas. A día de hoy es 100% viable cultivar setas alucinógenas en casa.

Ya se que hay formas que nos permitirían acortar y simplificar los pasos para iniciar un cultivo como éste. En cualquier caso nuestra meta no es sólo el realizar el cultivo, sino que al mismo tiempo perseguimos aprender e instruirnos en la materia hasta el punto de lograr ser lo más auto suficientes posible.

Con un poco de ingenio y aprovechando algunos elementos muy comunes es sencillo sacar adelante un cultivo de setas alucinógenas. Prácticamente no os costará ni un euro, pero el entretenimiento está garantizado.

En esta ocasión realizaremos el cultivo de setas alucinógenas con una técnica que se denomina casing (cubierta). De esta forma los hongos disponen de más nutrientes, y al convivir con algunos microorganismos es más difícil que sufran contaminaciones.

Materias Primas y Elementos Necesarios



* Jeringa de esporas.
* Arroz integral.
* 4 Vasos de cristal / tarros de cristal.
* Olla a presión.
* Guantes de látex.
* Tijeras.
* 2 Tazones de cerámica.
* Cazuela.
* Cuchara.
* Mechero.
* Microondas.
* Butano / vitrocerámica.
* Pulverizador.
* Tupper.
* Turba sphagnum (musgo de turba).
* Vermiculita.
* Papel de aluminio.
* Gomas elásticas.
* Esparadrapo / cinta aislante. 
* Film transparente.
* Algodón.
* 2 Recipientes o jardineras para el cultivo.
* Lejía.
* Alcohol.

Cultivar Setas



1º- Comenzaremos cociendo el arroz integral en la cazuela, teniendo la precaución de que el grano no se abra. Puede parecer difícil, pero no lo es; sólo es cuestión de práctica.

Quizás el primer intento sea todo un fracaso, pero con un poco de pericia lo haréis con los ojos cerrados. Tiempo al tiempo. 

2º- Por medio de la cuchara introducimos cuidadosamente el arroz ya cocido en los vasos de cristal hasta llenarlos 3/4 partes. Habrá que dejarlo caer y procurar que no se apelmace.

3º- Cogemos el papel de aluminio y con las tijeras lo dividimos en secciones que nos permitan cubrir los vasos a modo de tapaderas.
Creamos 4 tapaderas (de dos capas) con el papel de aluminio, y las sujetamos a los vasos por medio de la [b]gomas elásticas.

4º- Echamos agua en la olla a presión e introducimos los vasos en ella. El nivel del agua a de estar siempre por debajo de la altura de los vasos.

Tapamos la olla y la colocamos al fuego. Los vasos han de permanecer esterilizándose en la olla durante una hora.



En principio la intensidad el fuego será superior y cuando empiece a hervir la reduciremos a fuego lento. La hora se contabiliza desde el momento en que comienza a hervir.

5º- Una vez transcurridos los 60 minutos alejamos la olla del fuego y esperamos a que la presión disminuya. En ese momento destapamos la olla y esperamos a que los vasos se enfríen para poder manipularlos.

6º- Pulverizamos con una solución de lejía y agua al 50% el lugar de trabajo. Después nos ponemos los guantes de látex estériles, o por el contrario los desinfectamos una porción de algodón impregnada en alcohol. 

Ahora ya está sólo queda esterilizar la aguja de la jeringa de esporas. Lo haremos con la llama del mechero aplicada sobre la punta de la aguja hasta que se ponga al rojo vivo.





8º- La aguja ya se ha enfriado y llegó la hora inocular el micelio. Destapamos la primera capa del papel de aluminio y perforamos la segunda con la aguja (de la jeringa).

Lo haremos con cuidado de no pinchar el arroz. Echamos 3 chorros de solución en cada vaso, aproximadamente 1 ml por vaso.

Sin perder un instante los volvemos a tapar con la primera capa de papel de aluminio, y esta vez precintamos con esparadrapo o cinta aislante.



9º- Colocamos los vasos en el tupper y los situamos en lugar oscuro y en el que la temperatura se mantenga estable entorno a los 28º. Los dejaremos allí varios días para que vayan fructificando (15 días).

10º- Después de que los vasos hallan empezado a fructificar nos disponemos a preparar el sustrato para la cubierta. El sustrato que utilizaremos no será muy distinto al que se podría emplear en un cultivo de marihuana medicinal; no siempre es así.

Utilizaremos musgo de turba y vermiculita en una proporción 50/50. Pero antes de mezclarlos habrá que pasteurizar ambos y por separado.

Para ello depositaremos la cantidad aproximada de turba y vermiculita en los respectivos 2 tazones. Los cubrimos con film transparente y perforamos el film con unos pocos agujeros para que la humedad existente pueda evacuarse satisfactoriamente.

Una vez introducidos en el microondas (por separado), habrán de permanecer 10 minutos a la máxima potencia. A continuación dejaremos que ambos sustratos se enfríen por completo.



11º- Llega la hora de desinfectar. Primero pulverizaremos una solución de agua y lejía la 50% sobre la zona en la que vayamos a trabajar.

Después y ya con los guantes de latex enfundados, cogemos un trozo de algodón y lo impregnamos en alcohol, para seguidamente desinfectar los guantes y los 2 contenedores en los que realizaremos el cultivo. Los hongos son muy delicados y hay que ser meticulosos.

Podemos utilizar recipientes de plástico o similares. Ya sean de uso alimentario o no; nuevos o reutilizados.
 
12º- Mezclamos y depositamos la turba y vermiculita en los recipientes oportunos. Ocupando más o menos 1/4 de la altura del recipiente.

13º- Toca destapar y sacar el arroz de los vasos. Lo haremos con sumo cuidado de no dañar el hongo.

Lo primero que haremos es extraer la tarta de los vasos o tarros de una forma tan simple como es darlos la vuelta y darles una palmada con alegría. Teniendo la suficiente precaución de que no se estampen al caer.

14º- El paso siguiente es dividir la tarta (masa de arroz con micelio) y colocarla sobre la cama de turba y vermiculita previamente depositada. Dado que disponemos de 4 vasos fructificados, repartiremos 2 para cada recipiente o jardinera. 

Con la simple pero efectiva ayuda de nuestras manos iremos fraccionando las tartas de setas alucinógenas hasta un tamaño de uno o dos centímetros. Con ese calibre es fácil de manejar y mezclar con la combinación de turba y vermiculita.

15º- Una vez que ya hemos fraccionado las tartas, colocamos las porciones sobre la capa de vermiculita y turba (cama) que anteriormente situamos en los recipientes. El paso siguiente es cubrir los trozos con el resto de sustrato disponible.



Una vez hecho ésto los recipientes estarán casi llenos; dejando siempre 10 milímetros de margen con respecto al borde. Como recomendación quiero añadir que los recipientes han de ser preferiblemente opacos.
 
No es aconsejable apretar ni compactar la tierra para no dificultar la salida de las setas alucinógenas. Simplemente la dejaremos caer. 

16º- Llegados a este punto hay que cubrir y sellar los recipientes para que no penetre la luz ni se produzcan contaminaciones. Con una capa de papel de aluminio y una gomita que ajuste será más que suficiente.



Si has realizado todos los pasos aquí citados, ya estás más cerca de que el cultivo de setas alucinógenas partiendo de una jeringa de esporas sea una realidad. Simplemente hay que emplazar los contenedores del cultivo (colocados dentro de tuppers sin tapar) en un lugar oscuro y cálido (28º) durante unos días (de 7 a 10).

Aconsejo revisar diariamente la progresión del cultivo. Una vez que los hongos hayan colonizado la mayor parte del sustrato será la hora de retirar la protección de papel de aluminio.   

Poco a poco las setas alucinógenas irán creciendo y desarrollándose hasta que estén listas para la recolección. Durante todo ese tiempo será preciso el mantenerlas a una temperatura entorno a los 25º, y realizar aportes de agua en función de las necesidades.

Con unos cuidados no demasiado exigentes y una inversión de tiempo mínima es posible obtener unos resultados magníficos. Os asombrará la velocidad de crecimiento y producción de las setas.



Antes de acabar me gustaría decir que los más indicado sería el realizar unos orificios en la base de los recipientes en lo que crecerán las setas alucinógenas. Su finalidad es drenar el posible exceso de riego.

Ahora ya tenéis los fundamentos básicos que os permitirán sacar adelante un cultivo de setas alucinógenas partiendo de una jeringa de esporas. Sólo falte que pongáis algo de vuestra parte. 

Aqui os dejamos algunas fotos mas del proceso de cultivo de setas.














También te puede interesar:

Como Cultivar Setas en 10 Pasos (I).

Como Cultivar Setas en 10 Pasos (II).

Opiniones

Opinar

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar