Como Hacer un Sistema Hidroponico Casero

Miguelangelesp Cultivo interior 03 Jul 2016 0 Comentarios 4 min
4 (1 votos)
Si observas algunos de los sistemas hidropónicos disponibles en la actualidad te darás cuenta rápidamente de  que son bastante avanzados tecnológicamente; años de investigación científica han sido invertidos en esos sistemas para reproducir las mejores condiciones posibles. Como novato en hidroponía ésto podría desmotivarte antes de siquiera comenzar, en particular si no tienes un presupuesto muy flexible.

Pero permíteme decirte algo ahora; este no tiene necesariamente que ser el caso.
La premisa que está detrás de muchos de los sistemas actuales es bastante simple. 

Ésto significa que puedes construir uno sin mucha dificultad, y con poca inversión. De hecho, muchos de los elementos que necesitas para construir tu propio sistema hidropónico pueden estar ya en tu casa, y probablemente los tengas abandonados en algún rincón.

Hoy te motivaremos a que recojas todas estas partes y les des buen uso. Te enseñaremos a fabricar tu propio sistema hidropónico casero.


Sistema de Cultivo en Aguas Profundas



Parte 1: El Contenedor



Existen muchos tipos diferentes de sistemas hidropónicos. El más común de ellos se conoce como sistema de cultivo en aguas profundas.

Si tienes una vieja pecera o acuario guardado, ya tienes la parte más importante que necesitas para crear uno de estos efectivos sistemas. Si no, puedes conseguir todas las partes necesarias a muy bajo costo.

Ahora bien, un sistema de cultivo en aguas profundas es único en el sentido de que el reservorio de nutrientes no se mantiene separado de la bandeja de cultivos. Ésto significa que es mucho más barato de construir, pues sólo necesitas un tanque, y no te tienes que preocupar por la instalación de ningún complicado sistema de bombeo.

Convirtiendo de esta forma al sistema de cultivo en aguas profundas en la alternativa perfecta para los principiantes. Vas a necesitar un tanque para almacenar la solución de nutrientes.

En mi opinión, cuanto más grande sea este tanque, mucho mejor, pues podrás cultivar más plantas de forma simultánea. Tienes varias opciones cuando se trata de seleccionar tu tanque: un viejo acuario servirá a la perfección, pero cualquier contenedor plástico de gran tamaño funcionará de igual forma.





Cuando digo “grande”, me refiero al área de la superficie del tanque y no al volumen total. Si puedes conseguir un contenedor grande pero superficial, resulta mucho mejor que uno pequeño profundo.


Parte 2: La Luz



Cuanto ya tienes el contenedor  el siguiente paso es detener cualquier suministro de luz directo al agua. Recuerda que el agua está mezclada con nutrientes que apoyan el óptimo crecimiento de tus plantas.

Ésto significará que sin inmutarse las algas crecerán libremente a los lados del reservorio. Cualquier alga que allí crezca consumirá el oxígeno del agua;  sin el cual las plantas no viven.

Suprimiendo la luz solar que llega al reservorio estarás cortando el suministro de luz que las algas necesitan para realizar la fotosíntesis, lo que mantiene el crecimiento de algas al mínimo. La mejor manera de hacerlo es pintar con un spray negro todo el tanque.

Si aún te mantienes reacio a ésto porque podrías querer usar la pecera para su uso específico en el futuro, sencillamente forra el tanque con una bolsa de basura negra. Ésto logrará el cometido.


Parte 3: Bandeja de Cultivos



El siguiente paso es preparar la bandeja de cultivos. Recomendaré que uses una pieza de poliestireno expandido o poliestireno extruido, la cual flotará justo en la superficie de la solución de nutrientes.



Poliestireno Expandido.


Mide el área de la superficie de tu reservorio y corta una pieza de poliestireno de ese tamaño. Se recomienda que cortes un par de centímetros más en cada lado para asegurarte que flote con total comodidad dentro del tanque.





Ahora necesitas pensar cómo vas a lograr que las plantas crezcan en el poliestireno. Mi consejo es que compres unos vasos de plástico.

Realizaremos unos agujeros del tamaño de los vasos en el poliestireno. Vasos que previamente perforados en su base, serán introducidos y amarrados al poliestireno expandido.





De esta forma evitaremos que a la planta se sumerja en el agua, y al mismo tiempo posibilitará a las raíces crecer hacia abajo y entrar en la solución. Podemos rellenar la superficie de los vasos con dados del poliestireno sobrante.





Parte 4: Bomba



Llegados a este punto deberíamos pensar en instalar la bomba, preferiblemente una que tenga un difusor de aire adjunto. Si tienes un viejo acuario guardado, puede que ya tengas estas partes también, de todos modos son bastante baratas y fáciles de conseguir en tiendas de jardinería.

La bomba es esencial para sostener el sistema en funcionamiento mediante la circulación de agua, y manteniéndola oxigenada. Los difusores de aire ayudan a esta tarea creando burbujas que agregan el oxígeno directamente al agua. 

Realmente es un proceso bastante simple; sólo conecta la bomba al difusor de aire y enciéndela. Finalmente ha llegado el momento de mezclar los nutrientes con agua para crear la solución perfecta para tus plantas.

Llena el tanque con esta solución hasta que llegue a la mitad; esto dejará bastante espacio para las plantas. Después tienes que encender la bomba.

Deberías ver como los difusores de aire empiezan a soltar burbujas. Ahora, coloca el  poliestireno expandido que preparaste con los vasos en la superficie del agua.

¡Y eso es todo lo que tienes que hacer! Ahora puedes empezar a agregar los medios ideales para el cultivo.

Ya tendrás un sistema hidropónico casero totalmente funcional. Una forma idela de cultivar tus propios vegetales.





También te puede interesar: Cómo Oxigenar el Agua de Riego


Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.