Abonos para la Marihuana

Bartolo Riego y nutrientes 31 Mar 2016 0 Comentarios 3 min
5 (1 votos)
Se conoce como abono o fertilizante a cualquier tipo de sustancia utilizada con el fin de proporcionar elementos nutritivos a los vegetales. Ya sea aumentando el nivel nutritivo de un determinado sustrato, o por medio de otras formas.

Pudiendo ser tanto elementos orgánicos, como inorgánicos. En numerosas ocasiones contienen cantidades significativas de nitrógeno, azufre, oxígeno, fósforo, potasio, y/u otros elementos menos abundantes. 

Utilizados desde el comienzo de los tiempos, son una pieza clave en la agricultura. Pudiendo ser de origen natural o de síntesis artificial.

Ambos tipos de fertilizantes son muy eficientes, y los dos tienen sus pros y contras. Para exprimir al máximo el poderío de los abonos es necesario conocerlos en profundidad.


Abonos Naturales

 

Los abonos naturales proceden bien de restos de plantas y animales, o de sedimentos minerales. Fertilizantes naturales hay muchos y variados, todos fruto de la madre naturaleza.

Algunos podemos aplicarlos directamente al sustrato y otros precisarán de un leve procesamiento. Todo tipo de estiércoles comunes y guanos son un claro ejemplo de lo que a todos se nos viene a la cabeza; hay muchos más.

Excrementos de escarabajo y humus de lombriz también son muy apreciados. Minerales como los fosfatos y potasas se encuentran se encuentran en copiosas vetas, y tienen un potencial increible.



Top vulcan de Top Crop (abono mineral volcánico).

 
Las cenizas de todo tipo, incluidas las de origen volcánico, son un excelente fertilizante. Todos éstos podemos aplicarlos directamente a nuestras plantas.

Por otro lado están los universalmente conocidos té de plátano; té ortigas; o te consuelda rusa. Requieren eso sí, de una preparación previa.

Si eres un ferviente partidario del cultivo ecológico, que mejor que predicar con el ejemplo, y utilizar un buen fertilizante a base de ortigas. Aquí se explica Como hacer purín de ortigas – abono e insecticida. 


Abonos Artificiales



Por su parte los abonos artificiales son el resultado complejos procesos de desarrollo realizados en laboratorio. En su gran mayoría proceden de una u otra forma de derivados del petróleo.

La habilidosa labor de los ingenieros químicos hace posible la formulación de múltiples y variados fertilizantes. Tanto desde el punto de vista de la aplicación, como en la composición de los mismos.

Desde abonos sólidos, hasta a abonos líquidos. Desde abonos simples, hasta abonos compuestos.

Todos ellos desarrollados para su correcto uso en heterogéneos y polifacéticos cultivos. Comenzando por los cultivos tradicionales en sustrato terroso; pasando por cultivos en lana de roca o lana de coco; y llegando a los cultivos hidropónicos.



Terra Flores de Canna (abono para la floración).


Sin olvidarnos de que los fertlizantes artificales nos permiten que la aplicación foliar sea algo viable y mucho más atractiva para todo el mundo. Son por o tanto abonos desarrollados a la carta y necesidades particulares de un determinado cultivo, o medio de cultivo.


Abonos para el Crecimiento



La Fase de crecimiento de la marihuana es un periodo de tiempo en el que es vital que la necesidades nutritivas de la planta estén cubiertas de forma óptima. Aunque parezca anécdotico de ello depende (y mucho) la cosecha final.

Durante este proceso el aporte de abonos con una importante presencia de nitrógeno es algo imprescindible. Las plantas requieren de este elemento para desarrollarse en correctas condiciones, y a una velocidad adecuada.

Es posible valernos tanto de fertilizantes naturales como artificiales para que el suministro de nitrógeno no decaiga. Una mezcla de ambos tipos es muy utilizada por los cultivadores expertos.

Hay que tener mesura y control al aplicar los abonos. Los teóricos requerimientos de nitrógeno nunca deben nublarnos la mente, y provocar carencias de otros elementos. 


Abonos para la Floración



Llegado el momento de la floración hay que estar atentos puesto que es entonces cuando la planta precisa con más efusividad que nunca antes de fóforo (p) y potasio (k). Es en este momento cuando el nitrógeno deja de ser el actor principal.

Aquí también podemos optar por utilizar tanto abonos naturales como artificales. Manteniendo siempre aportes generosos y constantes de los mencionados fósforo y potasio.

Estos dos elementos son indispensables para que los pubescentes cogollos deriven en un éxtasis de floración. De ello depende que la cosecha sea espléndida y de calidad.


También te puede interesar: Plantas de Marihuana más fuertes con silicio.


Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
x

Suscribete al boletin semanal.

Recibe los nuevos articulos en tu correo.