Como y cuando hacer el Lavado de Raíces

Bartolo Riego y nutrientes 31 Jul 2017 0 Comentarios
5/5 (1 votos)
El lavado de raíces es una técnica muy útil en el cultivo de marihuana. Veamos como y cuando hacer un buen lavado de raíces y los beneficios que nos puede ofrecer.

El objetivo principal del lavado de raíces es quitar los nutrientes de la tierra. El lavado de raíces solo se utiliza cuando se cultiva en macetas por que esto suele producir una acumulación de sales que no es buena para las plantas.

Hay dos motivos principales por los que se hace el lavado de raíces. Uno de ellos, es para corregir algún problema en las plantas. De este modo, nos puede ayudar a corregir, deficiencias, excesos y problemas de ph. El otro motivo es para preparar la cosecha. Una o dos semanas antes de la cosecha se suele hacer el lavado de raíces para mejorar el sabor y aroma de los cogollos.

A continuación te explicamos el lavado de raíces con mas detalle.

¿Qué es un Lavado de Raíces?




  
El lavado de raíces es una técnica que consiste en aplicar abundantes cantidades de agua al sustrato. Con esto, conseguimos eliminar la gran mayoría de minerales y nutrientes que contenía. Su propósito, como ya hemos mencionado, es el corregir posibles desequilibrios de minerales y nutrientes partiendo de cero. Del mismo modo, tambien se puede utilizar para limpiar la tierra de todo compuesto químico cuando se acerca el momento de cosechar.

Es posible que no hayas oído hablar de este procedimiento antes de cultivar marihuana. Sin embargo es un método que se utiliza mas de lo que parece. Por ejemplo se utiliza mucho en el cultivo de bonsais debido a la pequeña maceta en la que se cultiva. Se realiza el lavado de raíces y también la poda de raíces para mantener los bonsais sanos.

Al igual que con los bonsai, es una técnica muy utilizada a la hora de mantener madres bonsai de marihuana. En general, si vas a cultivar en maceta y la planta va a desarrollarse durante muchos meses con la misma tierra, un lavado de raíces puede ser de gran utilidad.

¿Cuándo y para qué Hacer el Lavado de Raíces?



Vamos a ver en mas detalle las dos principales aplicaciones del lavado de raices. Veamos por que es recomendable el lavado de raices y que beneficios nos puede ofrecer.

Limpieza de Nutrientes



Imagínate que tienes una planta que esta mostrando problemas por algún desajuste de nutrientes. Hay algunos problemas de nutrientes que son fáciles de corregir. Simplemente con añadir un poco de nitrógeno o del nutriente que necesiten puede ser suficiente para corregirlo.

Otras veces, es complicado saber que tipo de problema tiene la planta y por lo tanto es complicado también saber cual puede ser la solución.

En este caso, puedes utilizar un lavado de raíces. El lavado de raíces quitara todos los nutrientes de la tierra y por lo tanto tendrás que empezar de cero con los fertilizantes. Aunque puede ser un poco duro para la planta, te aseguras de que el problema quedara solventado.



Algo muy importante a tener en cuenta es que tras hacer el lavado de raíces, tendrás que agregar nutrientes a la planta, puesto que has quitado todos los que había en la tierra.

Con lo cual los beneficios fruto de la aplicación de está técnica quedan demostrados. Un método efectivo, práctico, rápido y barato; al servicio del cultivador.

Si cultiváis variedades de marihuana sativa es muy frecuente hacer también un lavado de raíces a la mitad de la floración. Las sativas requieren de mucho más tiempo para la maduración de los cogollos, y ésto predispone a que el sustrato y las raíces se saturan de minerales.

Si todavía no sabes diferenciar bien las sativas y las indicas, puedes echar un vistazo a nuestro artículos sobre los tipos de marihuana.

Antes de la Cosecha



En este caso aunque el resultado es muy similar, el lavado de raíces se enfoca desde otro punto de vista. Una vez que hayamos determinado cuándo cosechar las plantas de marihuana tendremos que aplicar el lavado de raíces.

El lavado de raíces se debe hacer una o dos semanas antes de la cosecha. A estas alturas del cultivo las plantas de marihuana han disminuido enormemente sus necesidades de fertilizantes, siendo incluso capaces de abastecerse con las reservas de nutrientes que mantienen en sus hojas y tallo. 

Lo recomendable es hacer el lavado de raices dos semanas antes. Si ves que has utilizado fertilizantes organicos y no has usado grandes cantidades, podrías hacerlo una semana antes. Esto depende un poco de cada cultivo, pero si lo haces entre una y dos semanas antes de la cosecha, sera suficiente.

Para saber cuando sera el momento de la cosecha, puedes cosechar marihuana según los tricomas. Es uno de los metodos mas exactos si tienes a tu disposicion un microscopio.

Los beneficios que nos aporta el lavado de raices a la hora de eliminar los fertilizantes químicos redundan directamente en forma en un mejor aroma y sabor de los cogollos. Por el contrario, de no hacerlo, los cogollos tendrán un olor y regusto poco natural y nada deseable.



Una posible forma de poder prescindir de tener que lavar las raíces antes de la cosecha es abonar las plantas de marihuana con fertilizantes orgánicos y o ecológicos. Suministrando los abonos con mesura y con la precaución de evitar las mezclas.

En el caso de prescindir al 100% de los abonos químicos comerciales y reemplazarlos por fertilizantes naturales, el lavado de raíces sería evitable. Podemos utilizar té de banana o plátano para engordar los cogollos. Aunque no esta de mas darle unos dias a la planta para eliminar estos nutrientes antes de la cosecha.



¿Cómo se Hace el Lavado de Raíces?



Lo primero que haremos es tener la precaución de que el agua esté a temperatura ambiente. El agua fría estresa la planta y en contraste, el caliente fomenta la pudrición de las raíces.

De la misma manera hay que procurar que el nivel de PH del agua esté próximo a 6. De ser preciso estabilizaremos el PH del agua a utilizar con algun producto de ph down o ph up.

Normalmente se suele utilizar el doble de agua del volumen que tenga la maceta o contenedor aunque muchas veces con un poco menos (+50% del volumen), también sera suficiente. Si no sabes el tamaño de tu maceta, lo puedes ver en la calculadora cannabica. Puedes calcular tanto el tamaño para macetas redondas como el tamaño para macetas cuadradas.

Por ejemplo, si tu maceta es de 4L, tendrás que echar 8L de agua. Aunque como decíamos, a veces es suficiente con sumarle un 50% mas del volumen que serian 6L de agua. El calculo es bastante sencillo.

Normalmente el lavado de raíces se hace solo en macetas y no se hace nunca en tierra madre. La única posibilidad factible de realizar un lavado de raíces en plantas que crecen en tierra madre es que el suelo sea arenoso y tenga la suficiente profundidad. En el resto de casos mejor ni planteárnoslo.
 
El utilizar una mayor o menor cantidad de agua dependerá del tipo de sustrato que cobije a nuestras plantas. Así por ejemplo una planta de marihuana cultivada en tierra arcillosa precisará más cantidad de agua que si el sustraro es suelto.



Para lavar las raíces aplicaremos el agua de forma uniforme por todo el sustrato. Igualmente pondremos énfasis en que toda la superficie del sustrato reciba su dosis de agua.

Una regadera o la cabeza de la ducha son utiles en el caso de usar macetas grandes. Puedes colocar las macetas en un lugar exterior con un buen desagüe o bien en el plato de ducha.



Rociamos el sustrato con paciencia y dando tiempo a que el agua se filtre. En el mercado podemos encontrar algunos productos que nos ayuden a hacer el lavado, en cualquier caso yo no soy muy partidario de su uso. 

El mejor indicio de que el lavado de raíces ha de finalizar es el ver como el agua que drena por la parte inferior se ve limpia. Esto es un buen indicativo de que ya no quedan nutrientes en la tierra.

En el caso de tratarse de un cultivo hidropónico de marihuana todo se vuelve más sencillo, puesto que sólo hay llenar el depósito con agua limpia. En los cultivos aeropónicos ocurre lo mismo.
  

¿Qué Hacer después del Lavado de Raíces?



Si el lavado de raíces se realiza más menos en la mitad de un cultivo, una vez efectuado, deberemos restituir los nutrientes en la tierra.
Podras utilizar los abonos para la marihuana. que tengas disponibles procurando aportar una fertilizacion completa con micronutrientes para que la planta tenga todo lo que necesite.

En estos casos, es también aconsejable el agregar bacterias benficiosas para las plantas. Al igual que en nuestro intestino se aloja una flora que se mantiene en una mutua simbiosis con el huesped, en las raíces de las plantas ocurre lo mismo. Debes restituir esos microorganismos que has eliminado antes con el agua.

En el caso de que el lavado sea inmediatamente antes de la cosecha, normalmente no se aporta ningún fertilizante. Aunque también hay quien aportar bajas cantidades de abonos orgánicos y ecológicos.

El lavado de raíces en sí mismo no es más que un exceso de riego controlado con el fin de limpiar de nutientes el sustrato y las raíces. Como todo riego en demasía, puede alterar el nivel y equilibrio de PH.

Habrá que estar atentos para que el PH no se desajuste, restituyéndolo siempre que fuera necesario. Para vigilar el nivel de PH podeis utilizar los medidores de ph digitales o tambien los sencillos kits de gotas a unos premios mas asequibles.


pH Test Kit - Comparador de precios

Inconvenientes del Lavado de Raíces



Aunque el lavado de raices nos puede ser de gran utilidad en muchas situaciones, tampoco es algo que haya que realizar constantemente.

Es cierto que el agua arrastra los fertilizantes, pero también el resto de sustancias provechosas. Como efecto colateral, el lavado de raices puede causar un estres en la planta. Ademas, mientras se seca el sustrato y se vuelven a aportar todos los nutrientes necesarios, la planta estara mas debil y puede tardar unos dias en recuperarse.

Por lo tanto, debemos utilizar la técnica cuando sea necesario y sin abusar.



En sistemas hidropónicos y aeropónicos los efectos secundarios son casi inexistentes. Aunque en estos sistemas, los lavados de raices tampoco suelen ser necesarios ya que se suele llevar un control muy exhaustivo de nutrientes.

Resumiendo



En consecuencia el lavado de raíces se pone en práctica en ocasiones en las que se observan problemas de carencias y deficiencias, así como para purgar la planta de cara a la cosecha cercana. Sobre todo, son útiles cuando las plantas están en la misma tierra durante muchos meses.

Hay cultivadores que hacen lavados de raices coincidiendo con el final de la fase de crecimiento vegetativo, y también al terminar la etapa de floración. Sobre todo si se trata de cultivos más intensivos, o alimentados en gran medida a base de fertilizantes minerales artificiales.    



Si por contra sois reacios a realizar lavados de raíces es aconsejable disolver los fertilizantes en agua y repartirlo por todo el sustrato. De igual manera el suministrar enzimas a las plantas ayudara a una mejor asimilación de los nutrientes.

Del mismo modo prevendremos la acumulación de nutrientes. También ayudaremos a que las raíces estén en mejores condiciones.  

Un lavado de raíces en tiempo y forma trae aparejados tantos beneficios que puede suponer la diferencia entre cosechar un producto de excelente calidad (sabor y olor) y unos cogollos repugnantes. Así que no infravaloréis el proceso y animaros a ponerlo en marcha. 

Opiniones


Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar
Dejar opinion

Notificarme de nuevos comentarios.
Cancelar